Historias y Testimonios

“Ahora puedo hacer las tareas dentro de mi casa”

Gracias a los Clubes de lectura impulsados por World Vision Perú, niñas y niños como John (11) cuentan con áreas de estudio adecuadas

Lunes, 26 de noviembre 2018 4:06 pm
hace 2 años
PorWorld Vision en Perú

En dirección a uno de los atractivos turísticos más conocidos de Cusco, se encuentra la comunidad rural de John (11). Sus padres se dedican a cultivar papas, maíz y habas y en casa tienen animales como cerdos y ovejas. A John le gusta mucho cantar huaynos en quechua y tiene 2 hermanos de 8 y 2 años, con los que le gusta jugar.

En las zonas alejadas de la ciudad, muchas veces las niñas y niños como John no cuentan con áreas adecuadas para estudiar y hacer sus tareas escolares fuera de la escuela. Es por eso que World Vision Perú viene desarrollando el programa de Clubes de Lectura, mini espacios de estudio con textos y mobiliario acondicionados en los hogares.

John está en sexto grado y desde hace 4 años cuenta con un Club de Lectura en casa. “Los profesores han impulsado a la familia para crear un espacio con libros dados por la institución educativa y por los padres. World Vision Perú ha brindado algunos materiales para la construcción, como las calaminas para el techo” señala el Sr. Ismael, papá de John.

“Se ha sensibilizado a las familias sobre la importancia de la lectura para que apoyen la implementación de las bibliotecas, lo que ha permitido un acercamiento con la escuela para crear interés en la educación de sus hijos e hijas” comenta la Prof. Juana Huacoto, Directora de la institución educativa a la que asiste John.

“Antes de tener la biblioteca yo estudiaba en el campo, ahora puedo hacer las tareas dentro de mi casa. Ahí también leo libros con mi hermano y nos turnamos para usar el cuarto” exclama John. “Las niñas y niños se reúnen en las casas que tienen biblioteca para hacer sus trabajos escolares y los padres y madres los acompañamos”, dice su papá.

El Sr. Ismael trabaja en una región cercana y no siempre está con su familia, pero gracias a la biblioteca pasa momentos muy especiales con sus pequeños. “Cuando estoy en casa leo con mis hijos por lo menos media hora al día” comenta. “Al escuchar leer a sus hijos e hijas, los padres y madres mejoran su español”,  indica la Prof. Juana.

“World Vision Perú nos ha dado muchos libros para la biblioteca y los que más me gustan son los de personal social porque tratan de los seres humanos. Lo que más me gusta hacer cuando estoy en la biblioteca es dibujar animalitos. Me gusta mucho dividir y multiplicar y cuando sea grande quiero ser profesor porque soy inteligente”, dice John.

Las estrategias de promoción y animación a la lectura de World Vision Perú ayudan a John a estar más cerca de cumplir sus sueños al desarrollar el hábito lector, su interés y gusto por la lectura y contribuir a que lea comprensivamente a nivel crítico; mejorando su léxico en español como su segunda lengua con coherencia y fluidez.

Tags: Cusco club de lectura
leer comentarios
Redes sociales
Más leídas
 
ÚLTIMAS NOTICIAS
 
Con el proyecto “CreceLee” desarrollamos una iniciativa para mejorar las competencias lectoras de 640 niños que cursan la educación primaria con el apoyo de sus familias.
Nuestra directora ejecutiva, Sandra Contreras, estuvo en el programa "Buenas Nuevas" de Movistar Plus
Nuestra directora ejecutiva, Sandra Contreras, estuvo en el programa "¿Qué hacer?" de Radio Nacional
World Vision Perú busca recaudar fondos para donar tabletas a escolares de escasos recursos económicos.
World Vision Perú busca priorizar la calidad y continuidad educativa en el 2021
Con proyectos orientados a mejorar habilidades comunicativas, comprensión lectora y habilidades para la vida, esta alianza estratégica desarrollará diversos recursos pedagógicos
“Allá dejamos la vida entera. Nacimos allá, crecimos allá, nos graduamos juntos, trabajamos e hicimos nuestra casa”
Ayuda se distribuyó en las regiones de Lima, La Libertad y Ayacucho
Analy de 16 años y participante de la red de líderes juveniles Analit, pide a los niños, niñas y adolescentes que “no se dejen maltratar”.
Esta ayuda se viene materializando mediante un proyecto que les otorga microcréditos para cubrir sus gastos de certificación profesional