Héroes anónimos

Angello Padilla, una vida al servicio de los demás

“A mí siempre me enseñaron a compartir, cuando era niño mi padre me llevaba con él a dar comida a ancianitos en el Rímac y no me aburría, me encantaba hacerlo”

Viernes, 31 de julio 2020 6:49 pm
hace 2 días
PorWorld Vision en Perú

Los días de Angello no son como la de cualquier otra persona de su edad. A sus 40 años, ha cumplido todas las metas con las que un joven puede soñar: terminó una carrera universitaria y actualmente trabaja en su especialidad. Sin embargo, él fue más allá de lo convencional. Desde hace varios años comenzó a participar de voluntariados haciendo labor social, misma que desde niño sus padres le inculcaron. “A mi siempre me enseñaron a compartir, cuando era niño mi padre me llevaba con él a dar comida a ancianitos en el Rímac y no me aburría, me encantaba hacerlo” recuerda.

Su compromiso y solidaridad al ver desde pequeño las necesidades de personas vulnerables lo llevó a fundar Afrázame, una asociación sin fines de lucro que intenta llevar una mejor calidad de vida a personas de diferentes regiones del Perú. Así empezó Afrázame, con un grupo de personas que compartían, junto a Angello, el gusto por el Treking.

“Somos 5 voluntarios activos, pero contamos con muchas personas que siempre están dispuestas a ayudarnos o a viajar con nosotros. Es importante mencionar que nadie se dedica a esto al 100% sino que es un trabajo adicional a nuestras labores profesionales” relata Angello.

Iniciaron en diferentes pueblos de la sierra de Lima, luego se fueron a Cañaypata, Huancavelica y hace dos años llegaron también a Pampamarca, Ayacucho. Inicialmente organizaron 3 campañas por pueblo: útiles escolares, friaje y navidad, pero pronto se dieron cuenta que había mucho más por hacer. Por ello, armaron un plan para a estos pueblos con sus actividades productivas y educativas como lo vienen haciendo en Lurín, Lima. “Lamentablemente  la pandemia retrasó una donación de computadoras que irán directamente a los colegios de Ayacucho donde queríamos que sean aprovechadas al máximo capacitando a profesores para que puedan dictar clases a las niñas, niños y jóvenes” dice Angello.

Pero así como la pandemia ha retrasado algunas metas, también les ha abierto oportunidades de llegar a más lugares. “Cuando anunciaron la cuarentena, estuvimos con toda la intención de seguir ayudando, cancelamos la Campaña de Útiles Escolares y nos involucramos desde abril con las familias más necesitadas del colegio Las Palmas en Lurín a quienes les llevamos canastas. Luego, por invitación de un amigo fui a ver las ollas comunes en Villa María del Triunfo, donde notamos que la necesidad era mucho mayor y desde ahí cambió mi día a día” dice Angello. Es así que actualmente ayudan a 24 ollas comunes de Villa María del Triunfo brindando desayunos a 3000 personas.

“Yo sabía que existía desigualdad en nuestro país pero ahora la estoy viviendo en carne propia. Eso nos motivó a no quedarnos de brazos cruzados y nos embarcamos en este viaje de solidaridad. Todo lo que se puede, se compra: avena, 7 semillas, ponche de habas, azúcar, leche, etc. Nuestro objetivo siempre es ayudar”.

Así pasan los días de Angello, trabajando de lunes a viernes y cuando llega el fin de semana, solo piensa en una cosa: conseguir más donaciones. Todos los sábados muy temprano va al mercado Unicachi de Villa El Salvador a comprar los víveres y los insumos para las ollas comunes, luego los lleva al AAHH Laderas de Amanca que funciona como su centro de operaciones. Sin embargo, muchas veces las donaciones no alcanza para la cantidad de gente que tiene sus esperanzas puestas en él, es por ello que por las tardes planea algún evento que le permita generar ingresos. “No tenemos ningún auspicio constante de ninguna institución pública o privada, hacemos rifas, campeonatos, conciertos, colectas entre nuestra red de contactos para llegar a la meta y seguir ayudando a más personas.”

“Nosotros llevamos esperanza, no solo desayunos” dice este #HéroeAnónimo. Y es cierto, Angello, junto a los desayunos que reparte, lleva el ejemplo de solidaridad y desprendimiento que todo #HéroeAnónimo tiene consigo.

Tags: ayuda humanitaria Niñez alimentación héroes anónimos
leer comentarios
Redes sociales
Más leídas
 
ÚLTIMAS NOTICIAS
 
“A mí siempre me enseñaron a compartir, cuando era niño mi padre me llevaba con él a dar comida a ancianitos en el Rímac y no me aburría, me encantaba hacerlo”
"Cuando llegas a ver la necesidad, tu sientes el compromiso de ayudar a los niños y buscar apoyo para ellos”
“La Red ANALIT hace que nosotros podamos dar nuestra opinión libremente y respetar los diferentes puntos de vistas".
Carmen y Rita trabajan diariamente con más de 20 niños y niñas enseñándoles mediante juegos, cantos, dramatizaciones y concursos.
Las donaciones se realizaron en 11 distritos de Lima y Callao
“Debemos ser personas al servicio de la sociedad, especialmente a favor de la población vulnerable, como son las niñas, niños y adolescentes (NNA)”
World Vision y P&G Health entregan 2 mil kits de equipos de protección a médicos que luchan contra el COVID-19 en Lima y provincias
Se estima que el 84% de los niños y niñas venezolanos reporta un severo deterioro en la economía familiar, poniendo en riesgo su bienestar, salud y educación.
“Yo era de pocos amigos, no me gustaba hablar tanto. Si estaba en desacuerdo con algo no era capaz de manifestarlo, pero gracias a ANALIT ahora me expreso sin temor. Perdí el miedo a equivocarme”.