Blogs

Ayuno Solidario: una experiencia, un camino

Soñamos con un mundo sin violencia y por medio del Ayuno Solidario queremos inspirar a otros a que se apropien de esta visión

Miércoles, 21 de febrero 2018 11:09 am
hace 3 años
PorWorld Vision

Por Marcela Ballestero, Oficial Regional de Compromiso Cristiano, World Vision Latinoamérica y Caribe

La movilización de Ayuno Solidario tal y como lo conocemos hoy, tiene sus orígenes en el 2012, año en el cual el Cuerno de África sufría una de sus peores hambrunas de la historia; ante esta situación surgió en el corazón World Vision América Latina realizar una movilización llamada Alto al Hambre, con el fin de sensibilizar principalmente a los jóvenes de las situaciones de injusticia y hambre en el mundo.  Se convirtió en un llamado a la acción por aquellos que están lejos, a quienes no conoceremos pero que sufren y que por lo tanto necesitan de nuestro apoyo; un camino a ser considerados como una sola humanidad.

A partir del 2014 esta movilización se consolidó como la iniciativa continental “Ayuno Solidario” para que los jóvenes conocieran y reflexionaran sobre situaciones de violencia más cercanas a su vida. Siendo América Latina la región más violenta del planeta –y paradójicamente la más cristiana- el Ayuno Solidario volcó sus esfuerzos para sensibilizar y principalmente movilizar a todos aquellos jóvenes con un llamado para cambiar esta realidad.

Tanto el nombre de la movilización como la época en la que se lleva a cabo (Cuaresma), son muy significativos, especialmente para alcanzar a los jóvenes que pertenecen a algún grupo eclesial, pues el ayuno es una forma de hacer un llamado, de denuncia contra las injusticias y situaciones de violencia en la que los niños y las niñas son víctimas.  Pero además de ayunar, esta movilización aspira a llamar a la acción social,  brinda a los jóvenes oportunidades concretas de hacer algo para cambiar estas situaciones.

Como resultado de esta iniciativa, se han organizado grupos juveniles que han desarrollado proyectos comunales que van desde crear espacios lúdicos para los niños y niñas, hasta organizar talleres y otras formas de sensibilización a los adultos sobre cómo tratar a sus hijos e hijas, utilizando también las plataformas eclesiales como cultos, escuelas dominicales, catequesis y pastorales.

En la historia del Ayuno Solidario hemos logrado movilizar a más de 580 iglesias y más de 25 mil jóvenes anualmente., Las acciones han sido variadas, desde caminatas, conciertos, celebraciones ecuménicas, hasta peñas culturales y otras actividades.  El anhelo de trabajar específicamente con la población juvenil es nuestra esperanza de que ellos se conviertan en la generación que rompa con los estilos violentos e injustos de relacionarnos y lograr así cambios significativos en la sociedad, pero especialmente en la vida concreta de niños y niñas.

Consideramos necesario y fundamental vincular la eliminación de la violencia con los movimientos juveniles de iglesias, porque  es desde estas donde se construyen los valores éticos y morales que podrían no solo deslegitimar la violencia como medio sino construir la sociedad justa que buscamos.

Por tanto, ahora más que nunca, Ayuno Solidario se vuelve importante porque nos invita a la denunciar, a ser solidarios  y a orar para marcar una diferencia, no solo en lo abstracto de la sociedad, pero más en la vida de una persona, de un niño o una niña que logre salir de este círculo vil. Necesitamos a los jóvenes para eliminar la violencia contra la niñez.

Tags: Ayuno Solidario
leer comentarios
Redes sociales
Más leídas
 
ÚLTIMAS NOTICIAS
 
La profesora Nancy resalta la importancia de los talleres de crianza con ternura dirigido a las madres y padres para erradicar la violencia infantil.
Lineth, lideresa de la Red ANALIT, se suma a la campaña “Yo no crío con violencia, yo lo hago con ternura” para erradicar todo tipo de abuso infantil.
Todos debemos promover el derecho a una crianza con ternura en el marco del Aniversario de la Convención sobre los Derechos del Niño.
Elva tiene dos hijas en edad escolar y confiesa que se da tiempo para jugar con ellas en sus ratos libres. Les lee cuentos antes de que se vayan a dormir.
Solo en el 2021 se reportaron más de 38 mil denuncias por violencia infantil. “Yo no crío con violencia, yo lo hago con ternura” busca generar conciencia y promover la crianza con ternura como alternativa positiva frente a este problema
Lucero recibió un capital semilla del taller Youth Ready para la venta de ropa en las ferias de Ayacucho y las redes sociales.
Jairin llegó al Perú con sus cinco hijos en 2020 y está agradecida por el apoyo económico que recibió para alimentar a su familia.
Angely está en segundo año de secundaria y se siente orgullosa de ser una lideresa juvenil de la Red ANALIT
Las familias venezolanas desplazadas se benefician gracias a las herramientas educativas de Sesame Workshop
Ministra de la Mujer y Poblaciones Vulnerables y Directora Ejecutiva de World Vision Perú felicitaron experiencias de voluntarios rurales y comunitarios