Héroes anónimos

Carlos, un espíritu luchador

“Me emociona y me da fuerzas las pequeñas cosas que los jóvenes dicen de mi persona y sus muestras de amor cuando salgo a visitar las comunidades, me ofrecen con sencillez todo lo que ellos tienen"

Viernes, 28 de agosto 2020 6:15 pm
hace 9 meses
PorWorld Vision en Perú

Desde que Carlos llegó a la tierra, vio y sintió la necesidad, el miedo y la pobreza en la comunidad. Nació hace 38 años en Julcamarca, un pueblito pequeño de Huancavelica, azotado cruelmente por el terrorismo. “Soy el primer hijo de Sergio y Teófila, mis padres, que pasaron muchas dificultades. Me dicen que no tenían casi nada cuando llegué yo”  Sin embargo, la devoción por Dios siempre los acompañó y poco a poco proveía de alimento y salud a su familia. “De mi abuelita Carlota aprendí mucho de fe, de niño la acompañaba y ella me enseñó a rezar. La guardo en mi corazón siempre”

Desde muy pequeño las misioneras y religiosas influyeron mucho en él y después de darse cuenta de las obras que Dios hizo en su vida, decidió ir al Seminario Mayor. “Mi familia no quiso al principio, me fui dejando a mi madre con lágrimas, ella tenía planes de estudio para mí casi organizados.  Además tenía beca de estudio en la universidad, la cual también dejé. Comencé el Seminario Mayor con muchas dificultades, poco a poco encontré el gusto y el regalo de estar con Jesús. Ahí afiancé mi vocación y superé las dificultades. Ahora, puedo decir que los años más hermosos de mi vida los pasé allí”

Actualmente Carlos sirve a su comunidad aplicando todo lo aprendido. “Tenemos 60 comunidades que atendemos como parroquia. La población total es de 46,888 habitantes existiendo una desigualdad cultural y económica entre las familias quienes solo viven de la agricultura y ganadería. Los pueblos están ubicados entre quebradas, cerros de montaña de piedra y valles profundos que hacen muy difícil el acceso. Las distancias que recorremos para llegar a nuestros fieles es casi de una y dos horas, pero no perdemos los ánimos ante tal dificultad, muy por el contrario, estamos siempre dispuestos a los desafíos”

“Me emociona y me da fuerzas las pequeñas cosas que los jóvenes dicen de mi persona y sus muestras de amor cuando salgo a visitar las comunidades, me ofrecen con sencillez todo lo que ellos tienen. A veces ayudo también a cosechar papas u otros productos y estoy con ellos, los escucho, comparto su día y eso me hace feliz. Sé que les hago sentir que no están solos; ni en las alegrías ni en el sufrimiento, que somos familia y hijos de Dios” relata Carlos

Mi empeño con las niñas, niños y adolescentes ha sido desde siempre llevándoles no solo ayuda material sino también ayuda espiritual con la formación de los sacramentos y catequesis. Formo líderes, y les dedico tiempo organizando talleres. “En enero, febrero y marzo de 2020, en alianza con el municipio y World Visión creamos “Vacaciones Divertidas” con clases de canto y música, oratoria, ajedrez, tenis de mesa, locución radial en los ambientes de nuestra Parroquia”

En tiempos de cuarentena, su compromiso con ellos es ayudarles a que estudien, por ese motivo está trasmitiendo a través de su radio y de su página de Facebook las clases virtuales en castellano y en quechua haciéndolas más amenas con música infantiles y juveniles. Algunas veces les dan la oportunidad de que ellos mismos hagan algunos programas en radio promoviendo su participación. “Aprendí edición de audio, de video y un poco de diseño necesarios para operar en la radio” recuerda Carlos.

La alianza con organizaciones ha sido clave para el trabajo de Carlos, por ello, en estos tiempos difíciles, han podido estar cerca de la gente que sufre, llevando alimentos de primera necesidad y sosteniéndolos con la oración. “En la familia de World Visión encontré disponibilidad, entrega y amor en el servicio que ponen cuando apoyan las actividades de la comunidad y de la parroquia; sin escatimar esfuerzos, ni medir tiempo. Mi oraciones siempre están con ellos esperando seguir con el trabajo y dando hasta lo máximo en bien de los seres más necesitados”

“Las capacitaciones que tuve con World Vision me ayudaron mucho  en mi formación personal ya que los proyectos se realizan en bien de los niños, jóvenes y familias; y  es de gran impacto dando buenos frutos a largo plazo. Participé en varias reuniones y comparto sus principios y la forma de dirigir a los jóvenes, para que sean líderes, que sepan expresar su ideas, involucrarse en la sociedad y buscar un futuro mejor, influyendo en otros positivamente”.

Este #HéroeAnónimo seguirá aplicando lo aprendido, los métodos y estrategias en las familias, estudiantes y grupos comunales que a lo largo de su servicio sacerdotal encontrando siempre en Jesús su motivación. El amor a Él y a los hermanos, lo motiva a buscar el bien para todos brindando lo que esté a su  alcance sin esperar nada a cambio.

Tags: niñez héroes anónimos ayuda social
leer comentarios
Redes sociales
Más leídas
 
ÚLTIMAS NOTICIAS
 
El sismo de magnitud 6.0 del pasado 22 de junio hizo que algunos niñas y niños se asustaran. ¿Cómo hablar y prepararlos para afrontar estas situaciones?
Héctor está feliz porque le dieron una tablet a su hija de 12 años, a quien cuida solo, para que pueda recibir su educación remota.
También se benefician agentes de salud y lideresas de comedores populares y de vasos de leche de Lima, La Libertad y Ayacucho.
La mayoría de los refugiados viven en países con menor nivel de ingresos, dejándolos por fuera de las campañas de vacunación en los países de acogida.
Este espacio, que está ubicado en la comunidad de Sachabamba, se brindará diversos servicios del Estado como atención a la niñez en situación de vulnerabilidad.
“Para nosotros es importante que los adultos nos escuchen”
A nivel global 7 de cada 10 migrantes y refugiados reporta que sus ingresos se han visto reducidos
Jhimy está agradecido porque recibió una tablet para su educación remota y su familia gallinas de corral para su alimentación saludable.
World Vision Perú alerta a la comunidad en general que personas inescrupulosas están utilizando de manera indebida el nombre de nuestra organización
Marit está feliz de ser voluntaria de World Vision Perú, pues así puede colaborar a las personas de la comunidad rural donde vive en la región Áncash.