Héroes anónimos

Carmen y Rita, un día en la vida de dos Heroínas Anónimas

Carmen y Rita trabajan diariamente con más de 20 niños y niñas enseñándoles mediante juegos, cantos, dramatizaciones y concursos.

Lunes, 20 de julio 2020 1:09 pm
hace 1 semana
PorWorld Vision en Perú

El reloj marca las 5:00 a.m. en Cangallo. Carmen y Rita se alistan rápidamente y parten al punto de encuentro donde un grupo de niñas y niños las esperan desde las 8:00 a.m. Les espera 20 minutos de camino entre árboles que les brindan sombra y la risa de sus alumnos, que les alegran la ruta. Ellas cargan una pizarra, plumones y papelotes, así como agua y jabón para el aseo, mientras que los niños llevan en sus espaldas sus mochilas y en sus corazones toda la emoción por llegar.

El salón de clases tiene como techo el cielo, como paredes el paisaje del campo y como materiales las flores, las hojas y tallos de árboles e incluso las piedras. La vista no les es ajena; sin embargo los colores de la naturaleza contrastan con las mascarillas que llevan todos en sus rostros. Así son los días de Carmen y Rita, dos jóvenes ayacuchanas que apoyan en la educación de las niñas y niñas de la comunidad de Cancha Cancha, desde un enfoque intercultural bilingüe. “Utilizamos los libros del MINEDU y los materiales que fueron donados por World Vision al conocer nuestra iniciativa”, dice Carmen quien al igual que Rita vio que las clases remotas de “Aprendo en Casa” no funcionaban en el contexto de su comunidad.

“La primera semana de clases remotas observé que algunos niños y niñas de mi pueblo continuaban pastando a sus ovejas y ayudando en la cosecha. Viendo esta situación, me preguntaba: ¿Cómo hace los niños y niñas para realizar las tareas domésticas y estudiar en plataforma Aprendo en Casa?”, recuerda Carmen. Cuando consultaban a las madres la respuesta era que no tenían televisión ni radio. Además, hay una barrera mucho más grande: el idioma. “Una mamá me comentó que cuando iniciaron las clases virtuales casi se vuelve loca. No entendía nada, recuerda, “rapidito pasa”, trato de copiar pero no puedo, decía llorando”, recuerda Rita.

Así empezó “Aprendo en Campo”, dentro de un pequeño espacio en la casa de Carmen. “Iniciamos solamente con 3 niños, luego empezaron a unirse más y para guardar el distanciamiento decidimos salir al campo. Actualmente estamos trabajando con más de 20 niños y niñas enseñándoles mediante juegos, cantos, dramatizaciones y concursos”, relatan Carmen y Rita. “A consecuencia del coronavirus muchas problemáticas salieron a flote, las brechas digitales en las zonas rurales por ejemplo, donde los niños, y niñas y adolescentes son los más perjudicados. Por ello, no lo pensamos dos veces y decidimos volcar todo lo aprendido en la universidad”, continúan.

Es la 1:00 p.m. y Carmen y Rita preparan a los niños para lavarse las manos y retornar a casa. Esta actividad también se hace al llegar y al comer sus alimentos. “Las coordinaciones pedagógicas las hacemos con docentes, sin embargo como trabajadora social también intervengo en las emociones de los niños”, dice Carmen. Las capacitaciones de World Vision le permitieron reforzar sus conocimientos. “Yo fui voluntaria de World Vision cuando ellos trabajaban en los asentamientos humanos. Eso me sirvió mucho pues ahora utilizo las estrategias y herramientas aprendidas para reducir las injusticias en la población más vulnerable”.

Son las 3:00 p.m. y Carmen y Rita llegan a casa después de asegurarse que cada niño haya llegado a la suya, ahora están listas para preparar su almuerzo. La misma tierra sobre las que brindan sus clases les proveen los alimentos del día, que disfrutan mucho después de una larga jornada de trabajo. Luego de comer, preparan sus clases hasta que anochece y solo se detienen para preparar la cena.

Así como Carmen y Rita, muchas #HeroínasAnónimas motivadas por su compromiso e inspiradas por sus propias historias trabajan diariamente por brindar una educación de calidad a muchas niñas y niños vulnerables de las comunidades más alejadas del país, esperando que ellos generen el cambio que el Perú necesita, sin darse cuenta de que ellas ya lo están haciendo.

Tags: educación cuarentena héroes anónimos niñez
leer comentarios
Redes sociales
Más leídas
 
ÚLTIMAS NOTICIAS
 
“A mí siempre me enseñaron a compartir, cuando era niño mi padre me llevaba con él a dar comida a ancianitos en el Rímac y no me aburría, me encantaba hacerlo”
"Cuando llegas a ver la necesidad, tu sientes el compromiso de ayudar a los niños y buscar apoyo para ellos”
“La Red ANALIT hace que nosotros podamos dar nuestra opinión libremente y respetar los diferentes puntos de vistas".
Carmen y Rita trabajan diariamente con más de 20 niños y niñas enseñándoles mediante juegos, cantos, dramatizaciones y concursos.
Las donaciones se realizaron en 11 distritos de Lima y Callao
“Debemos ser personas al servicio de la sociedad, especialmente a favor de la población vulnerable, como son las niñas, niños y adolescentes (NNA)”
World Vision y P&G Health entregan 2 mil kits de equipos de protección a médicos que luchan contra el COVID-19 en Lima y provincias
Se estima que el 84% de los niños y niñas venezolanos reporta un severo deterioro en la economía familiar, poniendo en riesgo su bienestar, salud y educación.
“Yo era de pocos amigos, no me gustaba hablar tanto. Si estaba en desacuerdo con algo no era capaz de manifestarlo, pero gracias a ANALIT ahora me expreso sin temor. Perdí el miedo a equivocarme”.