Héroes anónimos

Celia Candiotti

"Aprendí desde niña el amor por mi prójimo y lo llevo en mi corazón; la felicidad de las personas a quienes sirvo me hace sentir feliz y me sigue motivando a seguir adelante en mi trabajo"

Viernes, 14 de agosto 2020 6:31 pm
hace 1 mes
PorWorld Vision en Perú

Hace 11 años Celia brinda protección y seguridad a su comunidad en Ayacucho pues trabaja como serenazgo en la Municipalidad Provincial de Huamanga. “Elegí mi trabajo porque me da oportunidad de ayudar a las personas que se encuentran en situación muy difícil y de riesgo por la delincuencia, la violencia familiar, pandillaje, entre otros. Este trabajo me hace sentir útil en la sociedad y poder ayudar  me llena de alegría y mi corazón es feliz”, relata Celia.

Su corazón es solidario y sus acciones lo demuestran; su labor como voluntaria ayuda a que el equipo de World Vision en Ayacucho tenga conocimiento de situaciones críticas y vulnerables de personas que necesitan ayuda y así se les pueda poder brindar apoyo y bienestar. Sin embargo, Celia no se conforma y sabe que hay mucha necesidad, por ello, brinda apoyo en otros  aspectos como en lo emocional, que tanto necesitan las familias más humildes.

“Desde muy joven siempre he estado dispuesta a realizar acciones humanitarias sin esperar nada a cambio, solo por ver el bienestar de mi prójimo. Como cristiana, siempre estoy abierta a servir a los demás, y hoy más que nunca realizó visitas a las familias que tienen diagnóstico de COVID 19, y si está en mis manos servirlos lo hago con mucho amor y voluntad”.

La vocación de Celia no tiene descanso, ella siempre se acude al llamado de cualquier institución, donde apoya y muchas veces consigue  donaciones. “Los vecinos de buen corazón de mi querida Huamanga muchas veces donan para las familias que lo necesitan y yo veo la forma de llevarlos hasta los hogares de cada familia”, dice Celia y eso habla de su compromiso como profesional y también como persona.

“La educación que mis padres me brindaron, me sirve como base y principio para actuar de buena fe y tratar en lo posible apoyar a quienes lo necesitan. Aprendí desde niña el amor por mi prójimo y lo llevo en mi corazón; la felicidad de las personas a quienes sirvo me hace sentir feliz y me sigue motivando a seguir adelante en mi trabajo”, asegura Celia.

“Conocí a World Vision cuando compartí estudios de seguridad ciudadana con una colaboradora, ella me habló acerca del trabajo y es así como me uní para apoyar con atención de casos de violencia familiar y ayuda humanitaria para familias vulnerables.  Desde un principio me agradó la actitud de los trabajadores, la amabilidad y la voluntad que le ponen a sus trabajos y aprendí mucho de  los cuidados que debo tener y cómo atender a las personas”.

El trabajo colaborativo entre instituciones de desarrollo como World Vision y #HeroínasAnónimas comprometidas como Celia,  permite formar personas capacitadas y conocedoras de los objetivos de bienestar y desarrollo que deben tener las niñas, niños, adolescentes y personas más necesitadas.

Tags: ayuda humanitaria seguridad ciudadana héroes anónimos
leer comentarios
Redes sociales
Más leídas
 
ÚLTIMAS NOTICIAS
 
El reto promoverá la protección de los niños y niñas más vulnerables de la región
"Creo firmemente que una familia y una comunidad en bienestar podrá formar niñas y niños saludables y empoderados”
"Como voluntarios, nosotros aportamos de manera importante en la vida de los niños,  ya que en un futuro ellos podrán tener recuerdos felices de su infancia. Entonces serán mejores ciudadanos en un futuro”.
“Al estar en contacto con mi comunidad encontré la pasión por trabajar con niñas, niños y adolescentes. En ellos encontré un amor y ternura inexplicables”.
ONG urge acción decisiva para frenar empobrecimiento de toda una generación
Perú ratificó la Convención sobre los Derechos del Niño el 4 de setiembre de 1990.
“Hoy en día me siento en la capacidad de poder aportar a la sociedad como policía y con acciones concretas influir en el futuro  para mejorar la convivencia de nuestra sociedad"
“Me emociona y me da fuerzas las pequeñas cosas que los jóvenes dicen de mi persona y sus muestras de amor cuando salgo a visitar las comunidades, me ofrecen con sencillez todo lo que ellos tienen"
La entrega consistió en 150 kits de equipos de protección personal y 250 kits de higiene
La entrega consistió en 150 kits de equipos de protección personal que incluyen mascarilla, cofia, guantes y lentes para los médicos.