Historias y Testimonios

“Con mis libros, yo leo mientras paseo a mis ovejas”

César está en sexto grado de primaria y está feliz de usar los cuadernos de autoaprendizaje que le entregó World Vision Perú.

Jueves, 29 de abril 2021 8:57 am
hace 1 semana
PorWorld Vision en Perú

César tiene 11 años y vive en una comunidad de la región Cusco. Como miles de escolares de las zonas rurales del Perú, combina sus actividades educativas con algunas labores del hogar.

“Cuando me levanto, salgo a correr, después arreo a mis ovejas. Luego ayudo a mi mamá. Salgo a traer leña, doy pasto a mis cuyes y conejitos”, cuenta el estudiante de sexto grado de primaria.

Él tuvo dificultades para acceder a la educación remota, que se implementó por las restricciones de la pandemia, en 2020. Aunque para muchos resulta algo cotidiano, existen familias como la de César que no tenían radio, televisión ni celular para acceder a las clases del programa Aprendo en Casa.

Afortunadamente, luego de algunos meses un tío les prestó una radio a pilas para que él y sus dos hermanos menores puedan estudiar y así no pierdan el año escolar.

“Yo estudiaba escuchando radio, no teníamos celular. Conversábamos de las plantas medicinales, las que curan, con mi mamá y mi abuelita. Los que están en la radio hablan muy rapidito, no entendía”, precisa César.

Pero todo cambió cuando uno de sus cuatro hermanos mayores volvió a casa y les prestó su celular para que estudien. Su profesor le dijo que descargue el aplicativo Booksmart, que World Vision Perú implementó como parte del programa Crece Lee. Así, pudo leer varios libros.

Los meses pasaron y su hermano mayor se tuvo que ir de la casa y nuevamente se quedaron sin celular. Pero eso no detuvo las ganas de César; su profesor le dio libros de la ludobiblioteca y él se iba a pastar sus ovejas mientras leía. A su retorno, le contaba a su familia lo que había aprendido.

Pero el día que más lo llenó de alegría fue cuando recibió los cuadernos de autoaprendizaje “Magicaventuras” que World Vision y los docentes locales realizaron para que ningún niño o niña de la comunidad deje de estudiar.

“World Vision me dio los libros Magicaventuras, que tiene cuentos y pude responder las preguntas. Con mis libros, yo leo y trabajo. Leyendo bien y después pensando. Lo que yo sé, yo lo hago, ahí aprendí de los signos, los puntos y las tildes”, resalta.

Este año, el Ministerio de Educación les entregó una tablet para que puedan seguir las clases virtuales y World Vision seguirá brindándoles todo el apoyo para que tengan las mejores condiciones y seguridad para hacerlo. Sin duda, es el premio a su esfuerzo.

Tags: educación niñez World Vision Perú Cusco Magicaventuras
leer comentarios
Redes sociales
Más leídas
 
ÚLTIMAS NOTICIAS
 
Cinthia le da gracias a World Vision por haberle entregado este dispositivo móvil para recibir sus clases remotas en Ayacucho
Hostigamiento, insultos electrónicos y ciberamenazas fueron reportados a la plataforma noalacosovirtual.pe del MIMP, por 110 adolescentes entre 12 y 17 años, en el 2020.
Marlene Arroyo, directora de incidencia en política pública y movilización de World Vision Perú, recalca que se tiene que educar a niñas, niños y adolescentes desde una perspectiva del diálogo y empatía basados en el respeto y el amor.
César está en sexto grado de primaria y está feliz de usar los cuadernos de autoaprendizaje que le entregó World Vision Perú.
Un total de 120 inscritos participan de las capacitaciones que se realizan de manera virtual
Daniel Yépez, coordinador de educación de World Vision Perú, destaca que las víctimas tienen el riesgo de sufrir enfermedades físicas, mentales y tener adicciones en su vida adulta.
Contienen útiles escolares, libros de comprensión lectora y otras herramientas para las clases remotas
Kevin está en segundo de secundaria y comparte su dispositivo móvil con tres de sus hermanos en la región Ayacucho
“Dios siempre ha estado con nosotros; a pesar del trabajo duro y malos ratos que he pasado, siempre ha estado presente. Estoy muy agradecida con él y con ustedes que llegaron a mí”
A pesar de la travesía por la que pasó para llegar al Perú y de estar lejos de toda su familia, Marianny sabe que aquí puede construir un futuro mejor para su hija