Noticias

“Conversaciones con Ternura” con Anna Grellert

Anna Grellert, médica pediatra especializada en efectos de la violencia en el desarrollo de la niñez, comparte consejos para educar con ternura a los niños y niñas

Lunes, 23 de abril 2018 12:00 am
hace 3 años
PorWorld Vision

Como parte de la campaña “Necesitamos a todo el mundo para eliminar la violencia contra la niñez”, World Vision Perú viene realizando sesiones de "Conversaciones con Ternura", una serie de transmisiones en vivo a través de su página de Facebook para orientar a padres y madres de familia sobre la educación de los niños y niñas.

Durante su visita al Perú, la Asesora Regional para el Desarrollo Integral de Niñez de World Vision América Latina y el Caribe Anna Grellert y autora del libro “Crianza con Ternura”, participó de este espacio junto a Daniel Yépez, Coordinador Nacional de Educación de World Vision Perú.

En esta sesión, Ana Grellert brindó consejos para los padres y madres de familia sobre la Crianza con Ternura y compartió algunos hallazgos de las investigaciones que viene realizando sobre experiencias adversas en la niñez para prevenir factores de riesgo en la salud. A continuación presentamos una síntesis con lo más resaltante:

P: Si nuestros padres y madres nos han criado desde un modelo autoritario -incluso basado en el castigo físico y humillante- y somos buenas personas, ¿por qué no seguir con este modelo de crianza y por qué la ternura?

R: En América Latina la familia es el espacio de crianza donde se experimenta no solo el amor de padres y madres, sino también la violencia. Las investigaciones muestran el impacto que tiene la violencia en el desarrollo de los niños y niñas; por ejemplo un niño criado con castigo físico y humillante tiene el doble de riesgo de sufrir un infarto en su edad adulta, aun cuando sus niveles de colesterol sean normales. Esto ocurre porque durante la niñez el cuerpo en desarrollo es muy sensible al estrés que se produce en una situación de violencia y se elevan los niveles de químicos como el cortisol, que genera efectos adversos en la estructuración neurológica del niño, en sus esquemas mentales y también respuestas autoinmunes que van dañando su cuerpo. Además, cuando un niño vive una situación de adversidad sea por la violencia o la negligencia, si hubiera por lo menos un adulto comprometido con este niño habría contención de ese estrés y bajarían sus niveles de cortisol.

P: ¿Cuáles son las creencias y actitudes que continúan reforzando la cultura de la violencia y el castigo hacia los hijos e hijas?

R: Una creencia tradicional es que “la letra con sangre entra”, para que los niños aprendan hay que ser estrictos, exigirles, controlarlos, restringir sus libertades y si es necesario, se puede usar la violencia para mediar su conducta. Los padres y madres también creen que si no usan algún mecanismo de coerción cuando sus hijos o hijas quieran rebelarse, perderán su autoridad; entonces usan el castigo “por amor” o “por su bien”. Otras veces los padres y madres replican con sus hijos e hijas la forma en cómo fueron criados y creen que la educación antigua fue mejor. Incluso alguno usan lecturas muy puntuales de textos religiosos que aparentemente justifican la violencia para mantener el poder sobre los niños y niñas. Nuestra cultura ha permitido que esas creencias se sostengan por mucho tiempo y nuestro reto es re-significarlas y trascenderlas en base a la evidencia científica sobre los efectos de la violencia en la salud, la educación y las relaciones de los niños y niñas y lo que todo eso implica para el país cuando son adultos.

P: ¿Cuáles son los beneficios de la ternura en la crianza de los niños y niñas?

R: Hoy tenemos evidencia de que los niños y niñas que son criados con ternura (con diálogo, concertación, celebración, orientación, formación de la ética) son más saludables, se enferman menos y se desempeñan mejor en el espacio educativo. Ello es importante para le empresa privada, pues son adultos que crecen para ser capaces de relacionarse bien en sus espacios laborales, aprenden a resolver conflictos sin usar la violencia y a cuidar de sus emociones y las de los otros. Además el Estado resulta beneficiado, ya que al ser adultos que se enferman menos los costos de atención en salud disminuyen. Asimismo son personas más creativas y libres que pueden proponer alternativas interesantes para resolver problemas que a los que no hemos podido encontrar solución de manera histórica.  

 

 

 

Posted by World Vision Perú on Wednesday, April 18, 2018

 

Tags: conversaciones con ternura
leer comentarios
Redes sociales
Más leídas
 
ÚLTIMAS NOTICIAS
 
Daniel Yépez, coordinador de Educación de World Vision Perú, dio a conocer su punto de vista sobre cómo se está desarrollando la educación remota en el país en el marco de la pandemia.
Cinthia le da gracias a World Vision por haberle entregado este dispositivo móvil para recibir sus clases remotas en Ayacucho
Hostigamiento, insultos electrónicos y ciberamenazas fueron reportados a la plataforma noalacosovirtual.pe del MIMP, por 110 adolescentes entre 12 y 17 años, en el 2020.
Marlene Arroyo, directora de incidencia en política pública y movilización de World Vision Perú, recalca que se tiene que educar a niñas, niños y adolescentes desde una perspectiva del diálogo y empatía basados en el respeto y el amor.
César está en sexto grado de primaria y está feliz de usar los cuadernos de autoaprendizaje que le entregó World Vision Perú.
Un total de 120 inscritos participan de las capacitaciones que se realizan de manera virtual
Daniel Yépez, coordinador de educación de World Vision Perú, destaca que las víctimas tienen el riesgo de sufrir enfermedades físicas, mentales y tener adicciones en su vida adulta.
Contienen útiles escolares, libros de comprensión lectora y otras herramientas para las clases remotas
Kevin está en segundo de secundaria y comparte su dispositivo móvil con tres de sus hermanos en la región Ayacucho
“Dios siempre ha estado con nosotros; a pesar del trabajo duro y malos ratos que he pasado, siempre ha estado presente. Estoy muy agradecida con él y con ustedes que llegaron a mí”