World Vision en los medios

Coronavirus: Los efectos colaterales del Covid-19 en los niños

Las repercusiones secundarias ponen en más riesgo las vidas de los niños que la propia enfermedad

Martes, 28 de abril 2020 5:26 pm
hace 5 meses
PorWorld Vision en Perú

La dura realidad del sistema de salud peruano y la informalidad laboral que vive la mayoría de ciudadanos han quedado expuestas a causa del Covid-19. Y si bien el Gobierno está tomando medidas para hacer frente a este virus, hay un grupo poblacional que debe ser atendido: los niños, niñas y adolescentes.

Aunque ellos no son considerados un grupo de riesgo, debido al aislamiento social obligatorio están expuestos a situaciones que ponen en juego sus vidas. La suspensión de los servicios de vacunación y atención en salud, el desempleo, la pobreza y la violencia afectan su bienestar y es necesario darles protección.

En el informe “Consecuencias del COVID-19: Las repercusiones secundarias ponen en más riesgo las vidas de los niños que la propia enfermedad”, World Vision hizo una comparación entre la situación que vivieron niñas y niños en África durante el brote de ébola, y la realidad que viven ahora en todo el mundo como consecuencia de la pandemia.

Observamos que nuevamente están expuestos a la violencia dentro de sus hogares, así como a la pobreza, la explotación, la escasez de alimentos y la falta de servicios de salud adecuados. Por ello, se pide a las autoridades que no dejen de lado a la niñez en el marco del COVID-19, y así como se puso en marcha la educación a distancia, también es urgente tomar medidas en cuanto a su bienestar físico y emocional. A la fecha, el Estado ha anunciado que las actividades de vacunación se reanudarán tras la cuarentena, sin embargo la violencia intrafamiliar que viven y su salud mental también deben ser abordados.

De otro lado, los niños, niñas y adolescentes también quieren ser escuchados. Tienen propuestas sobre cómo ayudar en esta época a su comunidad. Según la encuesta “Las voces de los niños en tiempos de COVID-19” – que incluyó a 58 niñas y 43 niños de 13 países del mundo, entre ellos Perú –, el 91 % de los encuestados expresó que sienten angustia, ansiedad, enojo y preocupación debido a la incertidumbre de cuánto durará esta crisis. Pero pese a esto, ellos quieren contribuir a la lucha contra este virus en sus comunidades y han dado muchas ideas.

Esto demuestra que no sólo se debe garantizar su salud física y emocional, sino que es necesario reconocer y apoyar su papel como miembros activos de la sociedad.

LINK DE LA NOTICIA:

 

Tags: Coronavirus niñez adolescencia bienestar salud física salud emocional
leer comentarios
Redes sociales
Más leídas
 
ÚLTIMAS NOTICIAS
 
Se donó más de 100 kits de víveres e higiene para apoyar a la comunidad del asentamiento humano Villa Las Casuarinas del distrito de Villa María del Triunfo.
La cantante peruana colabora con Luis Baca, Gonzalo Calmet, Samanez y Laura Arroyo en tema que forma parte de campaña social.
De la mano con la ONG World Vision Perú, este grupo de artistas alza la voz por todas aquellas niñas, niños y adolescentes que se ven obligados a callar la violencia que sufren en sus hogares
Yudelvis nunca perdió de vista su objetivo y gracias al proyecto de certificación a médicos migrantes de World Vision Perú y USAID, logró aprobar el Examen Nacional de Medicina y colegiarse
El reto promoverá la protección de los niños y niñas más vulnerables de la región
"Creo firmemente que una familia y una comunidad en bienestar podrá formar niñas y niños saludables y empoderados”
"Como voluntarios, nosotros aportamos de manera importante en la vida de los niños,  ya que en un futuro ellos podrán tener recuerdos felices de su infancia. Entonces serán mejores ciudadanos en un futuro”.
“Al estar en contacto con mi comunidad encontré la pasión por trabajar con niñas, niños y adolescentes. En ellos encontré un amor y ternura inexplicables”.
ONG urge acción decisiva para frenar empobrecimiento de toda una generación
Perú ratificó la Convención sobre los Derechos del Niño el 4 de setiembre de 1990.