Noticias

Cuando la emergencia llama dos veces

¿Qué harías si en un abrir y cerrar de ojos tuvieras la necesidad de dejar tu hogar para huir a otro país en búsqueda de un futuro mejor?

Lunes, 27 de abril 2020 5:34 pm
hace 3 meses
PorWorld Vision en Perú

Lo más probable es que pensarías que es una de las mayores pruebas que la vida te pudiera dar. Ahora, qué pasaría si además de estar en un país que no es tuyo, de pronto un enemigo invisible paraliza todas las formas que tenías para sobrevivir, ciertamente sería una situación casi irreal para cualquiera.

Hace más de 36 días, esta es la realidad para miles de personas como Luzcarelys y Yudelvis, una de dos hijos y un médico profesional, que llegaron a Perú huyendo de la pobreza y violencia que vivían en su país. Ahora sus vidas no son tan diferentes como unos años atrás, hoy son dos inmigrantes venezolanos lejos de casa, pero también son dos seres humanos con miedo e incertidumbre ante la emergencia sanitaria que ha atacado sin distinguir nacionalidad, sexo o religión.  

Alimentando esperanzas

“Mi esposo se dedica a la construcción, pero desde que empezó la cuarentena no ha podido trabajar, ¿cómo haré para alimentar a mis niños?”, se pregunta Luzcarelys cada día que pasa y sus recursos se van terminando.

Como organización de ayuda humanitaria, nuestro deber ético de velar por los más vulnerables motivó una respuesta inmediata de nuestras acciones en Perú ante el anuncio de la pandemia global. Desde que inició la emergencia sanitaria en el país, la población migrante fue identificada como una de las más vulnerables junto a los niñas y niños patrocinados, y en nombre de salvaguardar su bienestar y salud, no podíamos quedarnos con los brazos cruzados.

Es así que 865 familias migrantes con alta vulnerabilidad como Luzcarelyz, tuvieron la oportunidad de recibir cash transfer gracias al proyecto “Reduciendo la Vulnerabilidad de los Migrantes y Refugiados Venezolanos en Perú” financiado por la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional. Esta ayuda le devolvió la sonrisa a esta madre que después de varios días pudo comprar alimentos y artículos de higiene para cuidar a sus hijos.

Afortunadamente, la ayuda no dejó de llegar. Conocedores de que una buena alimentación es clave para evitar los contagios  y gracias a nuestra alianza con empresas privadas como el Banco Nacional de Alimentos y San Fernando, se lograron repartir más de diez toneladas de conservas de pollo a 13 albergues y comedores populares que con mucho compromiso y amor siguen apoyando a 5 297 niños y adultos peruanos y venezolanos de escasos recursos.

A esta lucha solidaria se sumó la Organización Internacional para las Migraciones con quien pudimos ampliar la ayuda a 600 familias venezolanas vulnerables más a través de CBI (vales de alimentación, remesas y trasferencias bancarias). Ellos ahora tienen la oportunidad de adquirir alimentos para sobrellevar los días de cuarentena y garantizar de que la salud de sus hijos no sea una carga adicional a lo que de por sí deben enfrentar en su situación.

Instrumento de tu paz

Recordemos a Yudelvis, que más allá de ser un migrante que superó las peores dificultades para llegar al Perú, también es un médico con una vocación de servicio tan grande que ninguna adversidad logró desquebrajarla.

“Desde que llegué a Perú vivimos del día a día y hemos tenido que ver cómo sobrevivir. Ahora llevar un pan a nuestras familias nos cuesta mucho más que diez años de estudios intensos para salvar vidas”. Otras historias que impactan también son las difíciles situaciones que pasaron profesionales como Aura, experimentada epidemióloga que tuvo que borrar de su curriculum vitae que era médico, pues con esos estudios nadie quería contratarla por considerarla sobrevalorada.

Para casos como Yudelvis y 50 colegas médicos más, World Vision en Perú tenía otros planes. Diseñamos el proyecto piloto “Microcréditos para el Reconocimiento/Revalidación de Títulos Técnicos y Profesionales de Venezolanos Migrantes y Refugiados en Perú” con el objetivo de ayudarlos en el subsidio económico, gestión y acompañamiento para su proceso de colegiatura, y de esta manera poder insertarlos en el mercado laboral formal.

Esta apuesta financiada por la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional parece haber caído “como anillo al dedo”, pues en plena emergencia donde los profesionales de la salud nacionales no se dan abasto, once médicos venezolanos beneficiarios del proyecto ya están colegiados y listos para servir al país y sumarse a  combatir el COVID 19 en el Perú.

Para muchos de ellos significa una gran oportunidad no solo para volverse a poner en valor como profesionales, sino para agradecer y retribuir al país que los acogió.

En emergencia no hay banderas

World Vision en Perú quiere convertirse en una organización que tienen a la solidaridad universal como su principal bandera, pues los derechos de los niñas y niños no conocen de fronteras, menos aún ante una pandemia.

De la mano con empresas privadas y el Estado, seguiremos levantándonos cada día para llevar una donación, monitorear la salud y protección de los niños y hasta brindar soporte emocional a nuestros hermanos venezolanos, pues no solo somos expertos en ayuda humanitaria, también lo somos en ser una verdadera confraternidad.

Perú es un país de migrantes, pues no hay una sola familia que no lo haya sido en algún momento de su vida, y es ahí donde se comienzan a escribir las nuevas historias. Hoy los venezolanos se encuentran en un capítulo donde la emergencia llama dos veces, pero a World Vision le toca demostrarles que no están solos.  

Tags: ayuda humanitaria donación migración niñez migrante Coronavirus bienestar médicos
leer comentarios
Redes sociales
Más leídas
 
ÚLTIMAS NOTICIAS
 
“Mi preocupación siempre ha estado centrada en la protección de los derechos de las niñas, niños y adolescentes, entre ellas el derecho a la salud, educación y protección".
“Me motiva realizar labor social, llevar sonrisas a nuestros niños, apoyar a los que más me necesitan en tiempos difíciles porque a todos nos puede pasar".
“A mí siempre me enseñaron a compartir, cuando era niño mi padre me llevaba con él a dar comida a ancianitos en el Rímac y no me aburría, me encantaba hacerlo”
"Cuando llegas a ver la necesidad, tu sientes el compromiso de ayudar a los niños y buscar apoyo para ellos”
“La Red ANALIT hace que nosotros podamos dar nuestra opinión libremente y respetar los diferentes puntos de vistas".
Carmen y Rita trabajan diariamente con más de 20 niños y niñas enseñándoles mediante juegos, cantos, dramatizaciones y concursos.
Las donaciones se realizaron en 11 distritos de Lima y Callao
“Debemos ser personas al servicio de la sociedad, especialmente a favor de la población vulnerable, como son las niñas, niños y adolescentes (NNA)”
World Vision y P&G Health entregan 2 mil kits de equipos de protección a médicos que luchan contra el COVID-19 en Lima y provincias
Se estima que el 84% de los niños y niñas venezolanos reporta un severo deterioro en la economía familiar, poniendo en riesgo su bienestar, salud y educación.