Historias y Testimonios

“De grandes nos gustaría ser empresarios y tener nuestro propio restaurante”

Jóvenes aprenden a cocinar diversos platillos y a producir bisutería en talleres de emprendimiento de World Vision en Ayacucho

Miércoles, 5 de junio 2019 5:43 pm
hace 1 año
PorPierre Gutierrez

“Regala un pescado a un hombre y le darás alimento para un día, enséñale a pescar y lo alimentarás para el resto de su vida”, reza un conocido proverbio chino y en World Vision lo ponemos en práctica en la educación de niñas y niños que son beneficiados por nuestros programas de emprendimiento. Como por ejemplo en Ayacucho, donde alumnos de los primeros años de secundaria llevan cursos de cocina y bisutería.

Preparamos arroz con pollo, ceviche y cup cakes (pastelitos). Después de cocinarlo, salimos al recreo a venderlo a nuestros compañeros de segundo, tercero, cuarto y quinto (de secundaria)”, cuenta Esmeralda de 12 años.

Los muchachos tienen claro que a veces es conveniente vender el producto apenas está listo. Mientras que en otras oportunidades, no hay problema si lo preparado es guardado para ser vendido al día siguiente. “Depende de la comida. Algunos postres podemos venderlos al día siguiente porque tienen que enfriar. El dinero obtenido lo reinvertimos o lo dividimos en partes iguales a todos. De grandes nos gustaría ser empresarios y tener nuestro propio restaurante”, señala Jeanpaulo (13).

Estos futuros empresarios cuentan que lo aprendido en estos talleres no solo les sirve para generar ganancias o ganar algún crédito extra en el colegio, sino que también lo aprovechan para ayudar a sus mamás en casa. “Estoy aprendiendo a cocinar también para ayudar a mi familia. Y para ser algo en la vida. Nos gustaría continuar con estos talleres en los que apoya World Vision a lo largo del año y en próximos años también”, afirma Araceli (12).

“World Vision nos apoya con los sombreros, los mandiles. Pero necesitamos platos y servicios”, agrega Jeanpaulo.

La profesora encargada de este taller de emprendimiento destaca que los niños son muy empeñosos, cumplidos y puntuales. Asimismo, indicó que son los mismos jóvenes quienes eligen los platillos a preparar. “Tenemos trabajando cerca de 5 años con World Vision, pero con estos muchachos recién este año. World Vision nos ha equipado con los materiales con los que trabajan los chicos. Los alumnos que ya han terminado están estudiando y tienen sus propios negocios de gastronomía. Uno tiene su panadería, a él le gustaba hacer tortas en el taller”, revela.

Pero no todo es cocina. Estos jóvenes emprendedores también desarrollan sus habilidades manuales en talleres de bisutería. “Ahí aprendemos a tejer y a hacer puntos. Pero eso no lo vendemos, solo lo hacemos por aprender. Tal vez en el futuro vendamos, aún no se ha conversado”, concluye Esmeralda.

World Vision Perú continúa trabajando de la mano de los docentes en Ayacucho para seguir promoviendo talleres y conseguir que los niños sean educados para la vida mediante el desarrollo de sus capacidades y habilidades sociales.

Tags: Ayacucho World Vision Perú Emprendimiento
leer comentarios
Redes sociales
Más leídas
 
ÚLTIMAS NOTICIAS
 
“Yo era de pocos amigos, no me gustaba hablar tanto. Si estaba en desacuerdo con algo no era capaz de manifestarlo, pero gracias a ANALIT ahora me expreso sin temor. Perdí el miedo a equivocarme”.
84% de los niños y niñas migrantes provenientes de Venezuela reportan el deterioro del ingreso familiar para comprar comida.
La ONG World Vision Perú logrará beneficiar a 11 500 personas de Lima y Callao, que sufren la crisis económica causada por la pandemia del nuevo coronavirus.
“Creo rotundamente que la base para un país mejor está en la educación".
Ermes trabaja para transformar las vidas de muchas niñas, niños y adolescentes peruanos y velando por su protección
Ver a tantos bebés indefensos que muchas veces no tienen ni para comer, me preocupa como madre porque veo reflejados en ellos a mi hija.
Nuestra directora ejecutiva, Sandra Contreras, en Canal N
"La idea no solo es enseñar, sino brindar oportunidades a los más vulnerables, como las personas con habilidades diferentes".
Pobladores de comunidad shipibo-conibo de Cantagallo recibieron artículos de higiene para proteger su salud ante el COVID-19
"Me mantuve firme a lo largo de estos años por la certeza de que Dios camina siempre a mi lado. Me siento profundamente agradecida por la vocación que me fue dada”.