Noticias

Disipemos tensiones y acumulemos recuerdos

Los niños, a pesar de no ser un grupo de riesgo, son los más perjudicados a nivel emocional y físico: ya no pueden salir a jugar, ni estar en contacto con sus amigos.

Jueves, 30 de abril 2020 7:18 pm
hace 2 años
PorWorld Vision en Perú

El pasado 6 de abril en medio de la cuarentena, se inició oficialmente el año escolar en Perú y con ello comenzó también la ‘agitación’ de las madres y los padres de familia para que sus hijos no se pierdan las clases virtuales sin contratiempos. A la vez comenzó la insistencia justa a los colegios (sobre todo los particulares) para que se les brinde una educación de calidad y con mensualidades acorde a los tiempos que corren.

Todo esto no ha hecho más que aumentar el estrés en las familias que ya vienen lidiando con la falta de dinero, la incertidumbre laboral y la preocupación por la salud de sus integrantes. Y ante todo esto, ¿quiénes son los más perjudicados? Los niños, niñas y adolescentes, quienes ahora permanecen, en muchos casos, sentados por horas frente a una computadora para hacer sus tareas.

Pareciera que la sociedad “adultocentrista” aún no se da cuenta que, aunque ellos no son un grupo de riesgo, son los más perjudicados a nivel emocional y físico: ya no pueden salir a jugar, ni estar en contacto con sus amigos. Se les sacó del espacio donde se sentían seguros y ahora en el aislamiento se esfuerzan por seguir adelante aunque esto conlleve a rabietas, retroceso en alguno de sus procesos y rebeldía en otros casos. Y en medio de esto: las clases irrumpieron en las casas.

Esta situación, combinada con la tensión que vienen afrontando sus cuidadores, está derivando en episodios de violencia dentro de los hogares donde los niños deberían sentirse seguros. Por ello se requiere repensar, desde el aspecto educativo, el acompañamiento que se les viene dando para mejorar el clima familiar.

La pandemia provocada por el Covid-19 es una situación histórica en el Perú y el mundo. Es la primera vez que la escuela ingresa a las casas de manera obligada, pero los hogares no pueden convertirse en un aula tradicional a través de una pantalla con escolares sentados durante horas y estresados porque hasta el internet juega en su contra.

La casa de cada uno de estos niños (por más sencilla que sea) tiene una gran riqueza para el aprendizaje, y la escuela debe aprovechar este espacio y propiciar la observación de su entorno para aprender a cuidar las plantas y mascotas (ciencia y tecnología), narrarles historias a los abuelos y refrescar los conocimientos de historia (personal social), darles la alternativa de dramatizar sus libros favoritos (comunicación) y participar en las cuentas de las compras  (matemáticas).

Tampoco dejemos atrás el juego y el arte. Ambas actividades les permite a los niños y niñas relacionarse y aprender. Los relaja, mejora su creatividad y les ayuda a expresar sus emociones. No dejemos de lado jugar con nuestros hijos e hijas y permitámonos sentirnos niños nuevamente, aunque sea un rato. Disipemos tensiones y acumulemos recuerdos tiernos incluso en época de crisis que fortalecerá a nuestros hijos para toda su vida.

Tags: padres Docentes Coronavirus educación profesores familia niñez
leer comentarios
Redes sociales
Más leídas
 
ÚLTIMAS NOTICIAS
 
Como parte de las acciones en beneficio de la niñez, la ONG internacional ha emprendido una campaña de recaudación de fondos para ayudar a más 400 niñas, niños y adolescentes del quintil más pobre del país
Cada día, más personas abandonan Venezuela en busca de un mejor lugar para ellos, sus familias, sus hijos. World Vision Perú ha emprendido una estrategia de respuesta ante esta crisis humanitaria
La salud mental de las mamás también importa: influye en el desarrollo y crecimiento de los hijos e hijas. Aquí algunas recomendaciones para este domingo, además del tradicional saludo.
San Juan de Lurigancho, el distrito más poblado de Lima, es una de las zonas de intervención del proyecto de la ONG World Vision Perú que beneficia a las madres voluntarias de las ollas comunes y a los niños de la zona.
El proyecto beneficiará a una de las zonas más vulnerables de la región con mayores casos de malaria y dengue. Apoyo de la ONG internacional sumará actividades de educación, emprendimiento y empleabilidad, y protección de la niñez
Nailibeth vive en Lima y está gratamente agradecida por el apoyo que le han brindado a ella y a sus dos pequeñas niñas a través del componente Hot Meals.
Las familias y maestros deben escuchar a los escolares para conocer sus preocupaciones y cómo pueden ayudarlos.
Madres de familia demuestran que la solidaridad no conoce de fronteras, pues brindan almuerzos a migrantes en comedores populares de Lima, La Libertad y Tumbes
Mariannys vive en la región de Tumbes y agradece el apoyo que le han brindado a ella y a su familia a través del componente Hot Meals.