Historias y Testimonios

Egdimar (14): “Allá en Venezuela ahorita nadie tiene futuro”

Niñez migrante y vulnerable en Tumbes

Jueves, 27 de septiembre 2018 6:43 am
hace 2 años
PorWorld Vision

Miles de familias venezolanas han llegado al Perú en este último año, muchas de ellas han tenido que pasar meses de separación antes de encontrarse y comenzar su nueva vida. Generalmente el padre sale primero para buscar un lugar y sentar las bases de un mejor futuro para sus familiares, y los traen solo cuando tienen un lugar seguro para ellos.

Ese fue el caso de la familia de María Rojas (31). Su esposo llegó a Perú a probar suerte, no conocía a nadie, pero tenía que arriesgarse porque la situación de su familia en Venezuela era insostenible. “Yo me dedicaba al comercio, él era albañil, teníamos un negocio en la casa, yo atendía y con él hacía las compras, pero poco a poco nuestro negocio fue decayendo, la inflación se comía rápidamente la ganancia.”, explica María.

Su esposo vino de mochilero, los primeros días durmió en la plaza de Tumbes, después estuvo en un refugio hasta que se encontró con las madres de la Congregación “Hijas de Santa Ana”, quienes lo ayudaron a establecerse. Un mes y medio después, con la ayuda de las hermanas, ya tenía un lugar donde traer a su familia.

María y su esposo tienen tres hijos Egdimar (14), Anger (9 años) y Luis Ángela (9 meses). La decisión de venir fue difícil, el dinero era poco y viajar con una bebé de 9 meses era muy peligroso, más aún porque viajarían como mochileros. “Muchas personas me aconsejaron que me vaya. A mi niña nunca logré darle sus vitaminas al nacer. Llegó con la hemoglobina baja.” cuenta María, quien tomó el riesgo por el bienestar futuro de sus hijos.

El viaje fue complicado, pero hubo mucha gente que los ayudó. “Nos daban la cola (un aventón), comida, dinero sin que pidiéramos. A las 5 de la tarde buscaba la manera de resguardarme para que los niños descansaran. Bombas, restaurantes, lugares donde pueda cobijarlos… La niña llegó a quebrantarse en Ecuador porque le estaban brotando los dientecitos, esperé dos días y como no le dio más fiebre continué el camino.”, narra María.

“En Venezuela hay muchos niños sin comer. A veces iban para la casa... Cuando teníamos le dábamos, pero cuando no teníamos, no.”, recuerda Egdimar, la hija mayor, quien renegó al enterarse que tendrían que viajar, aunque sabía que tenía que hacerlo “A mí no me gusto venirme a pie, pero me vine por un bien, eran 8 días nada más. Mi mamá me dijo que solo lo íbamos a pasar una vez. Allá en Venezuela ahorita nadie tiene futuro.”

Egdimar está en tercer año de secundaria, aún extraña mucho su país. Los primeros días en Tumbes estaba aburrida, le pedía a sus padres que se regresaran a Venezuela. En el colegio, tuvo problemas con algunas de sus compañeras porque no la aceptaban. “Yo sentía que les caía mal, me miraban raro, no me sentía cómoda, pedí el cambio y ahora me siento bien en la otra aula, ahí me tratan bien”, cuenta Egdimar.

Actualmente, la familia vive en una casa compartida con otros venezolanos, entre ellos se apoyan y tratan de salir juntos de todas las adversidades que se les presenta. “Es una ayuda para ellos como para nosotros, y esto es mientras tanto, no es para siempre”, opina Egdimar. “Todos venimos por un mismo problema, pero dormir con personas que a veces no conocemos, que tienen diferente estilo de vida es complicado.”, señala María.

“El cambio es grande. De dormir en una cama cómoda, cuarto propio y tener tus cosas venir a un lugar que no está bien protegido, dormir en el piso.”, dice María muy triste, ella sabe que ese cambio ha afectado mucho a sus hijos, ella espera que poco a poco se puedan ir acostumbrando a vivir en el Perú y que poco a poco puedan mejorar su calidad de vida.

World Vision Perú, con el objetivo de contribuir a mejorar las condiciones de vida de esta población migrante, inició acciones de ayuda humanitaria en Lima y Tumbes, enfocada en atender el acceso a servicios básicos, mejorar el equipamiento de albergues y la implementación de Espacios Amigables para la Niñez.

 

Tags: Niñez World Vision Perú venezuela tumbes
leer comentarios
Redes sociales
Más leídas
 
ÚLTIMAS NOTICIAS
 
Matías es de la región Ayacucho y resalta la importancia de la red de líderes que promueve World Vision Perú en el país.
Niñas, niños y adolescentes son actores protagónicos en el país; ciudadanos con derechos a la protección, educación de calidad y participación en asuntos que les afectan.
Anali participó de los talleres de Youth Ready y recibió capital semilla para impulsar su negocio de venta de ropa. Ahora piensa abrir un taller de confecciones.
El Gobierno Regional de Ayacucho y World Vision Perú unieron fuerzas para capacitar a una nueva promoción en técnicas de corte, confección y costura.
Angello recibió una tablet y un kit de útiles escolares para su educación remota, pues en el 2020 recibió sus clases a través del celular de su mamá.
Se donaron carpas a hospitales y centros de salud, así como kits de higiene y equipos de protección a personal de estas instituciones de la región.
Nicole es de la región Áncash y destaca la importancia de la Red Analit en su desarrollo personal como lideresa juvenil.
Los dispositivos móviles les permitirán realizar sus clases remotas, pues en la región Lima aún no se ha vuelto a las clases semipresenciales.
Waldir es director y profesor de una escuela rural de Cusco y está agradecido con las capacitaciones que ha recibido en animación a la lectura y crianza con ternura.
La campaña tiene como objetivo prevenir el contagio del Covid-19 de los profesionales que atienden a cientos de pacientes en Áncash, Cusco y Lima.