Noticias

El castigo físico y humillante no puede continuar siendo una forma de crianza

Marlene Arroyo, directora de incidencia en política pública y movilización de World Vision Perú, recalca que se tiene que educar a niñas, niños y adolescentes desde una perspectiva del diálogo y empatía basados en el respeto y el amor.

Viernes, 30 de abril 2021 9:43 am
hace 1 semana
PorWorld Vision en Perú

El Día Internacional para Poner Fin al Castigo Corporal (30 de abril) debe servir para reflexionar sobre este problema que existe en nuestro país, y peor aún, que se ha normalizado como una forma de crianza en muchas generaciones; esto a pesar de que en el 2015 el Congreso aprobó la Ley 30403 que prohíbe todo tipo de castigo contra niñas, niños y adolescentes.

Las cifras que se registran son preocupantes. Según el Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables, se atendieron 3 mil 780 casos por violencia física y 5 mil 98 casos por violencia psicológica solo en el primer trimestre del 2021.

El castigo corporal es una violación de los derechos de niñas y niños, y es la forma más común de violencia contra ellos. Su amplia aceptación social la normaliza como una forma de crianza y allana el camino para otras formas de violencia o maltrato.

La Encuesta Demográfica y de Salud Familiar (ENDES) del INEI indica que en 2019 las principales formas físicas para corregir a niñas y niños (1 a 5 años) fueron las palmadas (11.3%  ejercida por el padre y 21% por la madre) y golpes o castigos físicos (9.9% por el padre y 10.8% por la madre). Mientras que la principal forma humillante utilizada fue la reprimenda verbal (62% por el padre y 62.4% por la madre).

“Está considerado por la sociedad y aceptado culturalmente que se tiene que castigar de manera física y humillante a niñas, niños y adolescentes para su desarrollo formativo o como disciplina, pero no se conocen los efectos que producen estas prácticas. Debemos promover la crianza con ternura para minimizar, enfrentar y aprender a vivir sin castigo ni humillación hacia los hijos e hijas”, dice Marlene Arroyo, directora de incidencia en política pública y movilización de World Vision Perú.

“Además, se tiene que fortalecer el rol de la Defensoría Municipal del Niño y Adolescente (DEMUNA) para que pueda garantizar la implementación de las normas y servicios de protección a la niñez para una articulación multisectorial y multinivel, que permita un trabajo de evaluación, monitoreo y gestión del conocimiento de las estrategias para eliminar la violencia hacia niñas, niños y adolescentes”,  precisa Arroyo.

En este sentido, aconseja que las madres y padres tienen que acompañar a sus hijas e hijos para que puedan desarrollar toda su potencialidad, deben educar desde una perspectiva del diálogo, empatía y límites  basados en el respeto y el amor hacia ellos.  

Juntos contra el castigo físico y humillante

Desde el 2019, World Vision Perú viene trabajando con veinte municipalidades locales y provinciales y un gobierno regional del país en la emisión de ordenanzas de prohibición del castigo físico y humillante, en el marco de las campañas a favor de la niñez.

Tags: violencia infantil World Vision Perú Crianza con ternura
leer comentarios
Redes sociales
Más leídas
 
ÚLTIMAS NOTICIAS
 
Cinthia le da gracias a World Vision por haberle entregado este dispositivo móvil para recibir sus clases remotas en Ayacucho
Hostigamiento, insultos electrónicos y ciberamenazas fueron reportados a la plataforma noalacosovirtual.pe del MIMP, por 110 adolescentes entre 12 y 17 años, en el 2020.
Marlene Arroyo, directora de incidencia en política pública y movilización de World Vision Perú, recalca que se tiene que educar a niñas, niños y adolescentes desde una perspectiva del diálogo y empatía basados en el respeto y el amor.
César está en sexto grado de primaria y está feliz de usar los cuadernos de autoaprendizaje que le entregó World Vision Perú.
Un total de 120 inscritos participan de las capacitaciones que se realizan de manera virtual
Daniel Yépez, coordinador de educación de World Vision Perú, destaca que las víctimas tienen el riesgo de sufrir enfermedades físicas, mentales y tener adicciones en su vida adulta.
Contienen útiles escolares, libros de comprensión lectora y otras herramientas para las clases remotas
Kevin está en segundo de secundaria y comparte su dispositivo móvil con tres de sus hermanos en la región Ayacucho
“Dios siempre ha estado con nosotros; a pesar del trabajo duro y malos ratos que he pasado, siempre ha estado presente. Estoy muy agradecida con él y con ustedes que llegaron a mí”
A pesar de la travesía por la que pasó para llegar al Perú y de estar lejos de toda su familia, Marianny sabe que aquí puede construir un futuro mejor para su hija