Historias y Testimonios

EL DESALIENTO ESTÁ QUEDANDO ATRÁS: “SALDREMOS ADELANTE”

María Elena afirma que con ayuda de World Visión Perú siguen aprendiendo en comunidades alejadas del Cusco

Martes, 22 de diciembre 2020 5:48 pm
hace 1 año
PorWorld Vision en Perú

“Era muy triste porque no estábamos aprendiendo”, es la frase que resume el desaliento que sintió María Elena estudiante de la región Cusco, cuando al inicio de la pandemia no pudo acceder a las clases remotas debido a las dificultades económicas que enfrentaba su familia y que hacía imposible que pudieran adquirir de inmediato un teléfono móvil e imprimir los trabajos escolares que enviaban sus profesores.

Meses después, esta desazón quedó atrás para María Elena y miles de estudiantes de 40 colegios del distrito de Ccatcca en Cusco, quienes recibieron de parte de World Vision Perú cuadernos de autoaprendizaje que incluyen los textos “Magicaventuras” y “Animación a la Lectura”, que buscan desarrollar habilidades socio emocionales, competencias lectoras, autonomía, emprendimiento y soporte socioemocional mediante lecturas, recursos lúdicos y audios.

“Ya pasará todo esto y saldremos adelante”, afirma la estudiante del 5° año de primaria, quien refleja el sentir de los escolares de esta región que aún enfrentan dificultades en sus estudios y esperan que estas se superen para que sigan estudiando y así puedan responder a las expectativas de sus padres, muchos de los que se dedican a la agricultura de subsistencia y no cuentan con muchos recursos.

Ella recuerda que en medio de las dificultades recibieron la noticia de que World Vision Perú entregaría cuadernos de trabajo a los estudiantes que no continuaban sus estudios porque sus padres no contaban con equipos como teléfono móvil, radio o televisor.

“Mi papá fue a recogerlo y cuando llegó a mi casa sentí mucha alegría y de inmediato los revisé y encontré el texto Magicaventuras, que tenía varias actividades. Para trabajarlo primero teníamos que escuchar los cuentos que en mi comunidad lo pasaban en el altoparlante, entre ellos Nicasia la llama, Kasayakuy, Maritza y Bety. Me gustó mucho trabajarlo y hoy estoy aprendiendo con el cuaderno Animación a la lectura”, cuenta.

Indica que también contiene actividades de matemática, comunicación, artes, ciencia y ambiente, y actividades lúdicas, todos los cuales comparte con sus hermanitos menores. “Comencé a leer los libros que los profesores nos estregaron en las mochilas viajeras y saber leer me permitió trabajar los cuadernos y ayudar a mis hermanos. Estoy segura de que si leemos podemos lograr muchas cosas”, subraya.

“Un año distinto a los otros”

Además de la carencia de conectividad a la Internet, los estudiantes de las zonas apartadas de Cusco, enfrentan la falta de recursos tecnológicos, como teléfono móvil, computadora, radio o televisor, que les permitan acceder a las clases virtuales de la estrategia de enseñanza gubernamental “Aprendo en Casa”.

“Este año ha sido distinto que los anteriores porque no hemos asistido a la escuela, todos teníamos que aprender desde casa escuchando la radio, la televisión o con el celular. Pero, nosotros no teníamos nada de eso, en mi casa solo teníamos una radio pequeñita que funcionaba a pilas, pero no captaba el programa que la profesora pedía que escuchemos, de modo que no estábamos aprendiendo e incluso mi mamá a veces hasta llorando acudía a los vecinos para que podamos ver los trabajos que enviaban los profesores”, dice María Elena, quien quiere ser enfermera para ayudar a sus padres.

Sin embargo, con la ayuda de World Vision Perú pudieron seguir estudiado y por ello se siente muy agradecida. “Mi familia y yo damos gracias a Dios porque World Vision trabaja con mi escuela y mi comunidad, porque, así como yo, muchos niños no estaban estudiando porque sus padres no pueden comprar celulares o no entra la señal de radio; pero todo esto ya pasará y saldremos adelante”, relata.

Agradecen ayuda de World Vision Perú

María Elena, quien es la mayor de seis hermanos, cuenta que su comunidad es muy bonita y que su padre se dedica a la agricultura y su mamá al hogar y la crianza de sus hijos. “Mi mamá siempre me dice que estudie porque no quiere que seamos igual que ella que no sabe leer ni escribir, porque sus padres no le dejaron estudiar solo por su condición de ser mujer”, afirma.

Afirma que su padre tuvo que ir a la ciudad a vender las papas que cosechó para comprar un pequeño celular, que, aunque no tenía acceso al Whatsapp, servía para que se comunique con los profesores, pero que de tanto uso se malogró. Sin embargo, sus padres haciendo otro gran sacrificio adquirieron un nuevo teléfono móvil, que le permitió cumplir sus actividades escolares.

Los padres de esta pequeña estudiante también expresan su agradecimiento a World Vision Perú, ya que muchas familias de su comunidad apenas subsisten con sus labores agrícolas y ganaderas, pero desean que sus hijos sigan estudiando para lograr sus metas personales y puedan mejorar la situación en la que viven.

“Estoy muy agradecida con World Vision Perú por la ayuda a los niños de mi comunidad y en especial a mis hijos. Yo no estudié; mis padres solo hicieron estudiar a mis hermanos. No puedo asumir alguna responsabilidad en mi comunidad porque no podría leer los documentos, cada vez que me muestran un papel tengo miedo; por eso quiero que mis hijos estudien para que no sufran como yo”, señala Justina, la madre de María Elena.

Tags: educación niñez transformación World Vision Perú Cusco aprendizaje
leer comentarios
Redes sociales
Más leídas
 
ÚLTIMAS NOTICIAS
 
Como parte de las acciones en beneficio de la niñez, la ONG internacional ha emprendido una campaña de recaudación de fondos para ayudar a más 400 niñas, niños y adolescentes del quintil más pobre del país
Cada día, más personas abandonan Venezuela en busca de un mejor lugar para ellos, sus familias, sus hijos. World Vision Perú ha emprendido una estrategia de respuesta ante esta crisis humanitaria
La salud mental de las mamás también importa: influye en el desarrollo y crecimiento de los hijos e hijas. Aquí algunas recomendaciones para este domingo, además del tradicional saludo.
San Juan de Lurigancho, el distrito más poblado de Lima, es una de las zonas de intervención del proyecto de la ONG World Vision Perú que beneficia a las madres voluntarias de las ollas comunes y a los niños de la zona.
El proyecto beneficiará a una de las zonas más vulnerables de la región con mayores casos de malaria y dengue. Apoyo de la ONG internacional sumará actividades de educación, emprendimiento y empleabilidad, y protección de la niñez
Nailibeth vive en Lima y está gratamente agradecida por el apoyo que le han brindado a ella y a sus dos pequeñas niñas a través del componente Hot Meals.
Las familias y maestros deben escuchar a los escolares para conocer sus preocupaciones y cómo pueden ayudarlos.
Madres de familia demuestran que la solidaridad no conoce de fronteras, pues brindan almuerzos a migrantes en comedores populares de Lima, La Libertad y Tumbes
Mariannys vive en la región de Tumbes y agradece el apoyo que le han brindado a ella y a su familia a través del componente Hot Meals.