Noticias

El maltrato infantil ocasiona daños irreparables y debemos erradicarla de nuestra forma de crianza

Daniel Yépez, coordinador de educación de World Vision Perú, destaca que las víctimas tienen el riesgo de sufrir enfermedades físicas, mentales y tener adicciones en su vida adulta.

Domingo, 25 de abril 2021 1:48 pm
hace 1 año
PorWorld Vision en Perú

La pandemia por el Covid-19 afecta directamente nuestra salud, pero existen otros males que nos hacen daño como sociedad y que traen consigo efectos directos y colaterales que perduran para toda la vida, como es el maltrato infantil.

En el Día Internacional de Lucha Contra el Maltrato Infantil, debemos reflexionar sobre cómo estas prácticas de crianza se han normalizado y cómo podemos erradicarlas de nuestras vidas. Las cifras hablan por sí solas: según el Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables (MIMP), solo en el primer trimestre del año, se atendieron 12 mil 306 casos de violencia contra niños, niñas y adolescentes.

Pero este es un problema que venimos arrastrando por años. A raíz de la cuarentena por la pandemia, en el 2020 se atendieron 35 mil 661 denuncias por violencia a menores de 0 a 17 años; un total de 15 mil 447 fueron por violencia psicológica, 10 mil 475 por violencia física y 9 mil 582 por violencia sexual. A esto se le conoce como los efectos colaterales que el Covid 19 trajo consigo. 

Daniel Yépez, coordinador de educación de World Vision Perú, resalta que las experiencias adversas de la niñez muestran efectos negativos de manera muy temprana en la vida académica, social y bienestar personal. Los niños y niñas presentan el riesgo de manifestar problemas de lenguaje, académicos, atención, bajo control de impulsos  y conductas agresivas.

La violencia que sufren niñas, niños y adolescentes incluso puede generar mayor predisposición a adoptar comportamientos de riesgo para la salud como el uso de sustancias adictivas (alcohol, drogas y tabaco). Hay el doble de riesgo de embarazo durante la adolescencia y conductas sexuales de riesgo.

Pero los efectos también llegan a ser físicos. Un niño o niña violentada, cuando es adulto puede tener más posibilidades de sufrir un infarto, cáncer o un accidente vascular cerebral. También afecta su salud mental: sufrir de depresión, intentar suicidarse y reproducir la violencia de género como agresor o víctima.

Para evitar estas consecuencias negativas debemos respetar y criar con ternura a las niñas, niños y adolescentes. Los padres, madres o cuidadores tienen que cultivar las relaciones cercanas basadas en la confianza, presencia y darles acompañamiento. Es decir, deben protegerlos, valorarlos y expresarles amor.

De esta manera, tendrán la capacidad de tener amistades y buenas relaciones interpersonales, e incluso podrían evitar padecer de algunas enfermedades físicas a futuro; así como serán ciudadanos de bien.

Es clave dejar de normalizar las prácticas violentas en la crianza de nuestras hijas e hijos, pues los golpes, los insultos e incluso la desatención son una forma de maltrato infantil, del que una vez que los hacemos víctimas, pueden arrastrar consecuencias para toda su vida y volverse futuros maltratadores, continuando con esta cadena de violencia.

Está en nuestras manos hacer la diferencia, aprendiendo a respetar a nuestra niñez y valorándola, pues ellos son el presente y el futuro de nuestro país.

Tags: crianza con ternura violencia contra la niñez World Vision Perú
leer comentarios
Redes sociales
Más leídas
 
ÚLTIMAS NOTICIAS
 
Como parte de las acciones en beneficio de la niñez, la ONG internacional ha emprendido una campaña de recaudación de fondos para ayudar a más 400 niñas, niños y adolescentes del quintil más pobre del país
Cada día, más personas abandonan Venezuela en busca de un mejor lugar para ellos, sus familias, sus hijos. World Vision Perú ha emprendido una estrategia de respuesta ante esta crisis humanitaria
La salud mental de las mamás también importa: influye en el desarrollo y crecimiento de los hijos e hijas. Aquí algunas recomendaciones para este domingo, además del tradicional saludo.
San Juan de Lurigancho, el distrito más poblado de Lima, es una de las zonas de intervención del proyecto de la ONG World Vision Perú que beneficia a las madres voluntarias de las ollas comunes y a los niños de la zona.
El proyecto beneficiará a una de las zonas más vulnerables de la región con mayores casos de malaria y dengue. Apoyo de la ONG internacional sumará actividades de educación, emprendimiento y empleabilidad, y protección de la niñez
Nailibeth vive en Lima y está gratamente agradecida por el apoyo que le han brindado a ella y a sus dos pequeñas niñas a través del componente Hot Meals.
Las familias y maestros deben escuchar a los escolares para conocer sus preocupaciones y cómo pueden ayudarlos.
Madres de familia demuestran que la solidaridad no conoce de fronteras, pues brindan almuerzos a migrantes en comedores populares de Lima, La Libertad y Tumbes
Mariannys vive en la región de Tumbes y agradece el apoyo que le han brindado a ella y a su familia a través del componente Hot Meals.