Historias y Testimonios

¡En los Arenales de El Reposo jugamos “Ajedrez Gigante”!

¡En los Arenales de El Reposo jugamos “Ajedrez Gigante”!

Lunes, 21 de mayo 2012 12:02 pm
hace 7 años
PorWorld Vision

 

Niños y Niñas del sector El Reposo, en el Centro Poblado El Milagro en Trujillo, practican el ajedrez no sólo como un juego, sino que también aprenden a trabajar en equipo, se organizan, asumen roles y utilizan su razonamiento. Esto les ayudará para su vida. También en los arenales se puede aprender jugando…

En El Reposo, el más alejado de los sectores de esta ciudad de casi 300 mil habitantes, niños y niñas de diversas edades vienen recibiendo desde este mes clases de “Ajedrez gigante”. Esto va a fortalecer las capacidades de los niños y sobre todo de una manera sana y divertida. Los niños más inquietos están logrando concentración y paciencia.

Todo ello como  parte de las actividades del Proyecto Empoderamiento Social, que busca fortalecer la capacidades y habilidades organizativas, propositivas y de gestión de niños, niñas y adolescentes, en especial de la organización Voluntad.org.  

Además de en El Reposo, se ha ampliado el trabajo beneficiando a otros niños y niñas de los sectores VIII, La Florida y en la Institución Educativa Municipal Primaria San Martin de Porres.  Próximamente se continuará con los talleres de reciclaje, ferias y pasacalles. Será una agenda entretenida para los niños y niñas, y sobre todo basada en sus intereses y necesidades.

Escribe:  Karin Moncada Muñoz, Facilitadora de Empoderamiento Social, PDA El Milagro

Tags:
leer comentarios
Redes sociales
Más leídas
 
ÚLTIMAS NOTICIAS
 
En trabajo articulado con el Gobierno Regional de Tacna y la Dirección Regional de Educación de Tacna
ONG internacional estuvo presente en Cocas llevando ayuda humanitaria a los niños y adolescentes más vulnerables.
Durante la Acción Cívica Multisectorial celebrada en Piura
Hablando sobre la adicción a los videojuegos y las redes sociales de los jóvenes
Nuestro experto en crianza con ternura, Daniel Yépez, llevó a cabo un taller en el que una docena de mujeres transformaron sus sentimientos de tristeza en esperanza.