Historias y Testimonios

“Estoy muy agradecida con World Vision porque me enseñó a emprender”

Anali participó de los talleres de Youth Ready y recibió capital semilla para impulsar su negocio de venta de ropa. Ahora piensa abrir un taller de confecciones.

Viernes, 23 de julio 2021 3:25 pm
hace 5 meses
PorWorld Vision en Perú

Anali tiene 19 años y vive con su familia en la región Ayacucho. Su papá es albañil y su mamá ama de casa. Es la quinta de ocho hermanos y trabaja medio tiempo en un restaurante campestre para ayudar con los gastos del hogar. En el 2020, se enteró de los talleres de Youth Ready de World Vision Perú, que brindan habilidades para la vida y el trabajo, y no dudo en inscribirse.

La joven ayacuchana participó con entusiasmo de las capacitaciones durante cinco meses y luego invirtió el capital semilla que le otorgaron para impulsar su emprendimiento de venta de ropa para mujeres. Puso en práctica las estrategias de marketing para persuadir a las personas de comprarle las prendas y usó las redes sociales como plataforma para comercializarlas.

“Estoy muy agradecida con World Vision porque me enseñó a emprender para tener mis propios ingresos. He aprendido todo lo relacionado con las ventas, presupuestos y cómo crear cuentas en Facebook e Instagram para promocionar mi negocio. Me está yendo bien”, precisa tras indicar que está lista para llevar a cabo su próximo proyecto, que es tener su propio taller de confecciones.

Asimismo, Anali está contenta por haberse graduado de la primera promoción del curso de corte, confección, costura y tejido del centro de emprendimiento de la Dirección Regional de Trabajo y Promoción del Empleo de Ayacucho. Esta importante iniciativa contó con el apoyo de World Vision Perú, con la donación de máquinas de coser, remalladoras, recubridoras, hilos y telas.

“Cuando entré al curso no sabía nada. El profesor nos enseñó a cortar las telas y poner los hilos en las máquinas para coser. Hicimos mandiles, polos, poleras, pantalones, joggers y moldes de vestidos. Usaré el dinero que gané en la venta de ropa para comprar máquinas y abrir mi taller. Hacer ropa te diferencia de la competencia y puedes ahorrar dinero al comprar los insumos”, resalta.

La emprendedora confiesa con orgullo que ya realizó sus primeras ventas de prendas elaboradas por ella misma. “Mis compañeras de trabajo me vieron con una polera que me hice en el curso y me hicieron pedidos porque les gustó el modelo. Estoy haciendo los trámites con apoyo del Gobierno Regional para abrir mi taller”, manifiesta la joven, quien este año ingresó a la universidad para estudiar trabajo social.

Anali destaca que continuará con sus estudios universitarios y paralelamente seguirá con su emprendimiento, que incluye la venta de ropa y abrir su taller de confecciones. Quiere seguir apoyando a su familia y espera ayudar a otras personas. Todo un ejemplo para no dejarse vencer por las adversidades. 

Tags: emprendimiento transformación World Vision Perú corte y confección
leer comentarios
Redes sociales
Más leídas
 
ÚLTIMAS NOTICIAS
 
Podrán recuperar su calidad de vida, pues accederán a la educación, el juego y la salud.
Se benefició a 35 mil estudiantes con diferentes recursos pedagógicos que complementan la estrategia Aprendo en Casa.
Madres, padres y cuidadores les deben dar tranquilidad e información sobre los beneficios de protección que les dará la vacuna a ellos y sus familias
Se benefició a 41 mil escolares a través de la entrega de cuadernos de trabajo, kits educativos, tablets, entre otras acciones a favor de la educación.
Alumnos de colegios urbanos y rurales volverán a las aulas tras dos años de educación remota.
Se debe fomentar que hablen del tema para saber cuáles son sus temores y darles apoyo emocional para que superen las pérdidas de sus familiares.
Con las donaciones de los Amigos Solidarios de World Vision Perú, se adelantó esta celebración para niños y niñas vulnerables de esta región.
World Vision Perú articuló con el Midis para la implementación de los módulos de desarrollo infantil temprano y productivo e innovación.
En coordinación con el Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables, World Vision Perú llevó ayuda a Chachapoyas, Condorcanqui y Utcumbamba.
La educación remota no solo afecta a las niñas, niños y adolescentes peruanos que carecen de equipos y conectividad, sino a sus pares venezolanos.