Historias y Testimonios

Gilbelis (10): “Siento tristeza porque mi familia en Venezuela la está pasando mal”

Niñez migrante y vulnerable en Tumbes

Jueves, 27 de septiembre 2018 2:44 pm
hace 2 años
PorWorld Vision

Como muchas familias venezolanas, la familia de los hermanos Gilbelis (10) y Frenyerson (14) llegaron al Perú hace unas semanas en busca de un mejor futuro. La crisis política, económica y social que afecta a su país les hizo tomar la decisión de dejar todo lo que tenían y comenzar desde cero. “Decidimos venir porque allá no hay comida”, cuenta Gilbelis.

La familia salió de Venezuela en diferentes tiempos. Gilbelis viajó con su papá y su hermano mayor, así que tuvo que esperar un mes para volver a ver a su mamá y a su otro hermano, Frenyerson, porque su papá no quería entregarla. Ya en Tumbes, Jelitza, su mamá, la buscó y la encontró.  “Me siento bien que esté aquí. Ya era un mes que no la veía.”, menciona Frenyerson. Ahora los hermanos están juntos e irán al mismo colegio.

Pero llegar a Perú no les fue fácil, tuvieron que caminar por kilómetros y pedir cola (aventón en camiones). “En Bogotá, ahí sí era fuerte el frío, ahí fue que me dio fiebre, llegué a 38, mi mamá me dio una pastilla y al rato se me quitó. El viaje duró 9 días.” recuerda Frenyerson como una de sus peripecias durante el viaje.

Dejar su país para ambos hermanos fue muy triste, pero sabían que tenían que hacerlo. “Me sentí mal de dejar a mis amigos porque yo jugaba con ellos. A veces estoy triste porque los extraño y no conozco a la gente de aquí”, dice Gilbelis. A pesar de la tristeza tuvieron que dejar su país porque cada vez su situación empeoraba más. “Me siento bien aquí porque ya empecé a estudiar. Me siento seguro, bajo un techo, hay comida, ya estamos tranquilos.” señala Frenyerson.

Actualmente, viven en una casa alquilada en Tumbes, junto a otras dos familias venezolanas. Su cama es un colchón que lo tienden en el suelo por las noches, y reciben apoyo en alimentación, vestimenta y útiles escolares de las hermanas de la Congregación “Hijas de Santa Ana”, sin embargo, a pesar de las dificultades ellos consideran que están bien. “Acá ya no veo que haya ninguna necesidad. Nosotros ya estamos tranquilos, por los menos un tiempo.”, comenta Frenyerson.

Perú les ha gustado porque el clima de Tumbes se parece un poco al de su país “Es bonito y es cálido, me gusta estar aquí”, dice Gilbelis. Su madre trabaja en una ferretería y su padrastro es albañil, con eso hacen lo posible por salir adelante y enviar algún dinero a sus familiares en Venezuela. “Siento tristeza porque mi familia en Venezuela la está pasando mal”, se sincera Gilbelis en un tono triste.

Así como Gilbelis y Frenyerson, muchos niños y niñas han tenido que dejar su país junto a sus familias para mejorar su calidad de vida. Por ello, con el objetivo de contribuir a mejorar las condiciones de vida de esta población migrante, World Vision Perú inició acciones de ayuda humanitaria en Lima y Tumbes, enfocada en atender el acceso a servicios básicos, mejorar el equipamiento de albergues y la implementación de Espacios Amigables para la Niñez.

Tags: ninez Protección venezuela tumbes migrantes
leer comentarios
Redes sociales
Más leídas
 
ÚLTIMAS NOTICIAS
 
Yudelvis nunca perdió de vista su objetivo y gracias al proyecto de certificación a médicos migrantes de World Vision Perú y USAID, logró aprobar el Examen Nacional de Medicina y colegiarse
El reto promoverá la protección de los niños y niñas más vulnerables de la región
"Creo firmemente que una familia y una comunidad en bienestar podrá formar niñas y niños saludables y empoderados”
"Como voluntarios, nosotros aportamos de manera importante en la vida de los niños,  ya que en un futuro ellos podrán tener recuerdos felices de su infancia. Entonces serán mejores ciudadanos en un futuro”.
“Al estar en contacto con mi comunidad encontré la pasión por trabajar con niñas, niños y adolescentes. En ellos encontré un amor y ternura inexplicables”.
ONG urge acción decisiva para frenar empobrecimiento de toda una generación
Perú ratificó la Convención sobre los Derechos del Niño el 4 de setiembre de 1990.
“Hoy en día me siento en la capacidad de poder aportar a la sociedad como policía y con acciones concretas influir en el futuro  para mejorar la convivencia de nuestra sociedad"
“Me emociona y me da fuerzas las pequeñas cosas que los jóvenes dicen de mi persona y sus muestras de amor cuando salgo a visitar las comunidades, me ofrecen con sencillez todo lo que ellos tienen"
La entrega consistió en 150 kits de equipos de protección personal y 250 kits de higiene