Historias y Testimonios

“Jugamos ajedrez para aprender matemáticas”

Celeste (12) y Ruth (11) están en sexto grado y se divierten mientras aprenden matemáticas en una de las 90 Ludotecas que World Vision Perú ha implementado en los colegios de Ayacucho

Martes, 25 de septiembre 2018 11:36 am
hace 2 años
PorWorld Vision

En Ayacucho, una región de los Andes centrales del país, las niñas y niños disfrutan de vivir en la zona urbana. “Me gusta vivir aquí porque hay varias cosas y es más tranquilo” dice Celeste (12). “El clima en Ayacucho es de lo mejor”, comenta Ruth (11). Ambas niñas comparten no solo el orgullo por su ciudad, sino que son compañeras de aula.

La Prof. Jeanette Ibáñez, maestra de las niñas, explica que World Vision Perú ha venido capacitando a los docentes en metodologías lúdicas de animación a la lectura para formar el hábito lector en los niños y niñas y en el uso de recursos ludo-didácticos, los cuales se comparten y se emplean de acuerdo a cada grado de primaria.

Celeste y Ruth están en sexto grado y desde hace 3 años se ha implementado una Ludoteca en su colegio. “World Vision Perú ha dado mobiliario y materiales para la Ludoteca. Es un espacio libre, no estructurado como el aula y los maestros la incluyen en sus estrategias de aprendizaje” señala la Directora, Madre María Eugenia Calisaya.

“Los juegos de la Ludoteca sirve mucho para los trabajos prácticos, los estudiantes vivencian con los materiales que los ayudan a razonar. Por ejemplo en matemáticas hemos trabajado sobre los poliedros, han armado los cuerpos geométricos y van reconociendo las aristas y los vértices como sus elementos” dice la Prof. Jeanette.

“Me gusta venir a la Ludoteca, es muy divertido y jugando aprendemos. Aquí armamos las figuras y así podemos aprender mejor. Lo que más me gusta es el ajedrez porque les gano a todos. Quiero estudiar ingeniería civil porque me gusta la matemática”, señala Celeste muy alegre. A Ruth también le gusta el ajedrez y comenta entusiasmada:

 “Lo que más me gusta de la Ludoteca son los juegos como el ajedrez. No me gustan los números pero me ayuda para aprender matemática. Mi curso favorito es comunicación por la lectura, leo cuando estoy aburrida. Cuando sea grande quiero ser veterinaria porque me gustan los perritos, he adoptado uno y lo saco a pasear en las tardes.”

“El espacio y los materiales ayudan a los niños a mejorar su comprensión de lectura y los prepara para las pruebas censales del MINEDU. Los cuentos son muy bonitos e interesantes para el curso de comunicación. Estas herramientas les permiten mejorar su expresión y también su ortografía”, dice la maestra de Celeste y Ruth.

“Antes de tener la Ludoteca no habían tantos juegos. Ahora jugamos con los instrumentos musicales y las máscaras, a veces escenificamos cuentos con la profesora en el teatrín”, comenta Ruth. Las niñas y niños no solo aprenden matemática o comunicación en las Ludotecas, también desarrollan sus habilidades sociales y valores.

 “Veo mucha responsabilidad en los niños, terminando de usar los juegos van a tener que guardarlos y se turnan para ordenar. Los policías escolares se encargan de ver por el orden”, indica la docente. Los niños y niñas participan activamente desde el juego, cooperan y se organizan para lograr el desarrollo de sus capacidades.

Tags: ayacucho ludoteca
leer comentarios
Redes sociales
Más leídas
 
ÚLTIMAS NOTICIAS
 
El reto promoverá la protección de los niños y niñas más vulnerables de la región
"Creo firmemente que una familia y una comunidad en bienestar podrá formar niñas y niños saludables y empoderados”
"Como voluntarios, nosotros aportamos de manera importante en la vida de los niños,  ya que en un futuro ellos podrán tener recuerdos felices de su infancia. Entonces serán mejores ciudadanos en un futuro”.
“Al estar en contacto con mi comunidad encontré la pasión por trabajar con niñas, niños y adolescentes. En ellos encontré un amor y ternura inexplicables”.
ONG urge acción decisiva para frenar empobrecimiento de toda una generación
Perú ratificó la Convención sobre los Derechos del Niño el 4 de setiembre de 1990.
“Hoy en día me siento en la capacidad de poder aportar a la sociedad como policía y con acciones concretas influir en el futuro  para mejorar la convivencia de nuestra sociedad"
“Me emociona y me da fuerzas las pequeñas cosas que los jóvenes dicen de mi persona y sus muestras de amor cuando salgo a visitar las comunidades, me ofrecen con sencillez todo lo que ellos tienen"
La entrega consistió en 150 kits de equipos de protección personal y 250 kits de higiene
La entrega consistió en 150 kits de equipos de protección personal que incluyen mascarilla, cofia, guantes y lentes para los médicos.