Noticias

LA SOLIDARIDAD NO TIENE FRONTERAS PARA APOYAR LA ALIMENTACIÓN DE LA NIÑEZ MIGRANTE

Mujeres voluntarias dedican su tiempo y esfuerzo para brindar alimentos calientes a niños y familias migrantes

Viernes, 19 de febrero 2021 5:57 pm
hace 2 meses
PorWorld Vision en Perú

Para las voluntarias del Comedor Solidario “María Auxiliadora”, ubicado en el local comunal del Asentamiento Humano 19 de Mayo, del distrito limeño de Los Olivos, la mayor motivación para acudir desde tempranas horas del día y de lunes a viernes a preparar alimentos, es el deseo de ayudar a las niñas, niños y sus familias más necesitadas sin hacer ninguna distinción, entre ellas la nacionalidad.

Las madres de familia que asumen este voluntariado en dicho comedor, entre ellas Rosa, Carmen, Paulina y Norma, saben que el hambre apremia a todos por igual y, por esa razón, siempre se inspiran en el lema “la solidaridad no tiene fronteras”.

Este comedor distribuye todos los días más de 100 almuerzos, y parte de sus raciones son entregadas a familias migrantes vulnerables venezolanas, entre ellos niños, niñas, adolescentes, mujeres embarazadas y personas con discapacidad.

Esta ayuda a la población migrante es posible gracias al proyecto “Reduciendo la vulnerabilidad de la población venezolana en el Perú”, apoyado por la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) en asociación con World Vision Perú y CARE.

El comedor solidario “María Auxiliadora” forma parte de otros 25 comedores que brindan ayuda en Lima, La Libertad, Tumbes y Tacna. En conjunto entregan alrededor de mil almuerzos diarios a niños, niñas, adolescentes y familias migrantes que vienen enfrentando múltiples carencias en medio de la “segunda ola” de la pandemia del coronavirus Covid-19.

En medio de las carencias y dificultades que para muchas familias peruanas y migrantes se han ahondado debido a la emergencia sanitaria nacional, la solidaridad a través de ayuda alimentaria permite sobrellevar los problemas y mirar el futuro con optimismo.

Mujeres solidarias

Rosa, presidenta del Comedor “María Auxiliadora”, agradece a la cooperación internacional como USAID y a las organizaciones humanitarias como World Vision y CARE por el apoyo que les brindan para extender la entrega de alimentos a la población migrante. “Nuestra principal motivación es poder ayudar al prójimo, independientemente de su nacionalidad”, afirma.

Para Carmen, secretaria del comedor, son muchas las necesidades que enfrentan las familias venezolanas y es necesario brindarles ayuda, “sobre todo a los niños y madres que la pasan muy mal”. Paulina, también voluntaria, afirma que se trata de ayudar a las familias y niños “venezolanos que sufren y que a veces no tienen qué comer”.

Las jornadas en un comedor

Las mujeres voluntarias de todos los comedores solidarios a los que apoya el proyecto inician su jornada a las 7 de la mañana, con los preparativos para cocinar los alimentos del día, que gracias al asesoramiento de un nutricionista contiene los requerimientos calóricos de los niños y adultos beneficiarios.

Para la preparación del menú del día siguen todos los protocolos de higiene y salubridad, como el uso de mascarillas, de guante, alcohol y otros desinfectantes. Asimismo, hacen cumplir las medidas de distanciamiento social a la hora en que las madres o padres de las familias beneficiarias acuden a recoger los alimentos que deben ser ingeridos en sus respectivos hogares.

Por lo general, las voluntarias reservan algunas raciones adicionales, pues a menudo aparece un “caminante” (migrante que recorre las calles buscando cualquier tipo de ayuda) a quien entregan un menú y le piden que se inscriba para ser evaluado e incorporado al padrón de beneficiarios que se renueva cada 60 días.

Sin discrimación

Para Sandra Contreras, Directora Ejecutiva de World Vision Perú, con esta labor buscan contribuir al bienestar y protección de los niños y niñas que residen en nuestro país, sin hacer ningún tipo de discriminación, ni por edad, sexo, religión y nacionalidad.

“Tenemos identificado que muchos niños venezolanos, igual que peruanos, tienen muchas necesidades no cubiertas y frente a ello, como organización, contribuimos a la respuesta porque la solidaridad no tiene fronteras”, subraya.

Para el Director de USAID, Jene Thomas, este apoyo a las familias migrantes tiene como objetivo atender sus necesidades más urgentes de alimentación, higiene, salud y techo, como es en el caso de este proyecto.

“Estamos contribuyendo a mitigar los efectos que la pandemia está ocasionando en ellos. El Gobierno de los Estados Unidos reafirma su compromiso de seguir colaborando por la mejora de la calidad de vida de los venezolanos migrantes".

Añade que los comedores solidarios han beneficiado a 2,248 personas (entre ellos 266 peruanos) y entre setiembre y diciembre pasado entregaron más de 71 mil almuerzos; pero la solidaridad no se detendrá.

Tags: ayuda humanitaria World Vision Perú niñez migrante Migración venezolana pandemia comedores populares
leer comentarios
Redes sociales
Más leídas
 
ÚLTIMAS NOTICIAS
 
Cinthia le da gracias a World Vision por haberle entregado este dispositivo móvil para recibir sus clases remotas en Ayacucho
Hostigamiento, insultos electrónicos y ciberamenazas fueron reportados a la plataforma noalacosovirtual.pe del MIMP, por 110 adolescentes entre 12 y 17 años, en el 2020.
Marlene Arroyo, directora de incidencia en política pública y movilización de World Vision Perú, recalca que se tiene que educar a niñas, niños y adolescentes desde una perspectiva del diálogo y empatía basados en el respeto y el amor.
César está en sexto grado de primaria y está feliz de usar los cuadernos de autoaprendizaje que le entregó World Vision Perú.
Un total de 120 inscritos participan de las capacitaciones que se realizan de manera virtual
Daniel Yépez, coordinador de educación de World Vision Perú, destaca que las víctimas tienen el riesgo de sufrir enfermedades físicas, mentales y tener adicciones en su vida adulta.
Contienen útiles escolares, libros de comprensión lectora y otras herramientas para las clases remotas
Kevin está en segundo de secundaria y comparte su dispositivo móvil con tres de sus hermanos en la región Ayacucho
“Dios siempre ha estado con nosotros; a pesar del trabajo duro y malos ratos que he pasado, siempre ha estado presente. Estoy muy agradecida con él y con ustedes que llegaron a mí”
A pesar de la travesía por la que pasó para llegar al Perú y de estar lejos de toda su familia, Marianny sabe que aquí puede construir un futuro mejor para su hija