Historias y Testimonios

“Me motiva ayudar a los niños para verlos sonreír”

Marit está feliz de ser voluntaria de World Vision Perú, pues así puede colaborar a las personas de la comunidad rural donde vive en la región Áncash.

Viernes, 14 de mayo 2021 4:36 pm
hace 1 mes
PorWorld Vision en Perú

Marit tiene 26 años y es mamá de una niña de seis años, a quien cría junto a su esposo. Comparte las labores del hogar con las tareas del campo, ya que tiene una pequeña chacra donde cultiva cebolla, frejol, palta y manzana. 

A pesar del trabajo que tiene en su día a día, se da tiempo para colaborar como presidenta del comité del vaso de leche de su localidad; y con el inicio de la pandemia en 2020, fue invitada a participar como voluntaria de World Vision Perú.

“Este es mi último año en el vaso de leche porque solo pueden participar madres de niños menores de seis años. Ingresé hace tres años porque la presidenta anterior se fue y no había quién la reemplace. Los niños no podían quedarse sin leche”, cuenta.

Su pequeña hija, que cursa el primer grado de primaria, no tiene clases presenciales como millones de escolares por las restricciones de la pandemia. Por ello, la ayuda con su educación es remota. La profesora le envía las clases y tareas por WhatsApp.

“Mi hijita quiere volver al colegio para reencontrarse con sus compañeritos. Quiere jugar con ellos y compartir lo que aprende en sus clases. La educación remota es diferente, hay que imprimir lo que la profesora nos manda y hay que explicarle a los niños lo que tienen que hacer”, precisa Marit.

Asimismo, está satisfecha con el voluntariado que realiza. “Me motiva ayudar a los niños, niñas, adolescentes para verlos sonreír. La pandemia nos ha perjudicado a todos, no solo con el tema de salud, no hay trabajo”, explica.

Gracias a su participación, World Vision Perú identificó a las familias vulnerables de su comunidad para donarles alimentos el año pasado. “Fue una gran ayuda porque la pandemia perjudicó a todos. Estoy muy agradecida con el apoyo que dan”, destaca.

Además, resalta la importancia de las capacitaciones que recibió en temas de prevención de violencia contra la mujer, niñas, niños y adolescentes. “Lo que aprendí en los talleres lo comparto con otras madres de familia, tenemos derechos. Nadie nos puede maltratar y si sucede, tenemos que denunciar”, resalta.
Por otro lado, adelanta que World Vision Perú donará kits educativos a las familias de su comunidad como parte de la campaña Sumémonos por la Niñez. “Los útiles escolares les servirá a los niños para que hagan sus tareas”, añade.

Espera seguir colaborando y recibiendo capacitaciones en diversos temas como crianza con ternura. Es consciente que se debe cuidar a los niños, niñas y adolescentes porque son el futuro del país. Sin duda, es un ejemplo a seguir.

Tags: educación niñez voluntariado World Vision Perú
leer comentarios
Redes sociales
Más leídas
 
ÚLTIMAS NOTICIAS
 
El sismo de magnitud 6.0 del pasado 22 de junio hizo que algunos niñas y niños se asustaran. ¿Cómo hablar y prepararlos para afrontar estas situaciones?
Héctor está feliz porque le dieron una tablet a su hija de 12 años, a quien cuida solo, para que pueda recibir su educación remota.
También se benefician agentes de salud y lideresas de comedores populares y de vasos de leche de Lima, La Libertad y Ayacucho.
La mayoría de los refugiados viven en países con menor nivel de ingresos, dejándolos por fuera de las campañas de vacunación en los países de acogida.
Este espacio, que está ubicado en la comunidad de Sachabamba, se brindará diversos servicios del Estado como atención a la niñez en situación de vulnerabilidad.
“Para nosotros es importante que los adultos nos escuchen”
A nivel global 7 de cada 10 migrantes y refugiados reporta que sus ingresos se han visto reducidos
Jhimy está agradecido porque recibió una tablet para su educación remota y su familia gallinas de corral para su alimentación saludable.
World Vision Perú alerta a la comunidad en general que personas inescrupulosas están utilizando de manera indebida el nombre de nuestra organización
Marit está feliz de ser voluntaria de World Vision Perú, pues así puede colaborar a las personas de la comunidad rural donde vive en la región Áncash.