Noticias

Médicos venezolanos unen fuerzas con peruanos para combatir al COVID-19 en el país

Apoyo extranjero. Desde una ambulancia, en el mismo hogar de los pacientes positivos o en el área COVID-19 de un hospital. Este es el relato de tres galenos que viven a diario las consecuencias del virus.

Lunes, 8 de junio 2020 2:34 pm
hace 3 meses
PorWorld Vision en Perú

“En Venezuela el sueldo no alcanzaba. Mi padre falleció de cáncer el 28 de diciembre del 2017 por falta de tratamiento, lo que ganaba no alcanzaba ni para comprar medicinas para un resfriado. Imaginar que otro de mis familiares enfermara y decidir entre comprar medicina o comida era terrible”, señala el doctor José Miguel Tabares, quien trabajaba como residente médico del área de Ginecología y Obstetricia del hospital José Antonio Vargas, ubicado en Caracas, Venezuela.

Pero eso no era lo único que lo afligía, los robos estaban a la orden del día y la inseguridad se vivía dentro y fuera del hospital, como el día en que unos delincuentes llevaron al nosocomio donde laboraba a una mujer en labor de parto. Él estaba de guardia y debido a que no había electricidad era imposible atender a la futura madre.

“Uno de los sujetos amenazó con matarme si no la atendía o si a su hijo le pasaba algo. Luego de este episodio me dije: es suficiente. Decidí buscar algo mejor en otro país y escogí Perú porque era uno de los pocos países que presentaban medidas más cómodas para ingresar”, recuerda.

Fue así que después de 5 días de viaje por carretera pasando por Venezuela, Colombia y Ecuador, llegó a Lima el 10 de mayo del 2018. Lo recibió una amiga con quien compartió una pequeña habitación junto a otras 6 personas. “Al día siguiente, salí a buscar trabajo. Sólo tenía 10 soles y debía correr con los gastos de alquiler, comida y pasajes. Sufrí mucha discriminación por ser venezolano”, dice.

“Trabajé como ayudante de cocina, como vendedor de alfajores y tamales en la calle, en un call center en asesoría y venta de productos naturales y también como empleado de limpieza en un hostal, hasta que me enteré de la ayuda que brinda USAID y World Vision. Así pude presentarme al Examen Nacional de Medicina. Gracias a su apoyo pude colegiarme, ya me había quedado sin trabajo por la pandemia y estaba subsistiendo con mis ahorros”, relata.

Ahora José Miguel está listo para trabajar. Esto le genera mucha satisfacción y felicidad pues podrá ayudar al pueblo peruano y a sus compatriotas aquí en Perú. “Mi vida ahora está más tranquila y puedo ayudar económicamente a mi familia en Venezuela. Después de tanto esfuerzo logré colegiarme y ahora puedo ayudar a quien lo necesite en medio de esta pandemia”, expresa con determinación.

Veintiun médicos ya se colegiaron

El apoyo al que hace mención el médico venezolano es parte del “Programa de Certificación para médicos, enfermeras y técnicos profesionales migrantes en el Perú” de USAID, puesto en marcha por World Vision con el objetivo de ayudar a la inserción laboral de los especialistas venezolanos residentes en nuestro país.

“Ayudamos a que los médicos cuenten con los documentos exigidos por la Sunedu y el Colegio Médico. Los apoyamos con un subsidio para solventar los costos de la revalidación de sus títulos, la presentación al Examen Nacional de Medicina y el derecho de colegiatura profesional. La idea es que puedan ejercer su profesión aquí y apoyar al Estado en la lucha contra el COVID-19”, explicó Sandra Contreras, directora ejecutiva de World Vision en Perú. La Unión Venezolana en Perú ayuda a identificar a los médicos venezolanos que pueden acogerse al programa.

 

Pero no solo les otorgan los subsidios, sino que los acompañan desde la recepción y verificación de los expedientes a fin de que tengan los requisitos completos, los capacitan en habilidades blandas para estar más preparados ante una entrevista personal, y les brindan acompañamiento para saber a dónde postular, las opciones de plazas y las convocatorias que se presentan.

A la fecha, el programa ha venido prestando apoyo a 50 médicos migrantes. De este grupo, 37 aprobaron el Examen Nacional de Medicina y 21 de ellos ya se colegiaron. Los 16 restantes aún están a la espera.

“De los 21 médicos, 5 ya están laborando. Nuestra meta es tener de 50 a 80 médicos venezolanos colegiados y listos para ejercer su profesión en Perú. Entre los médicos tenemos epidemiólogos, pediatras, cardiólogos y anestesiólogos que pueden sumarse a esta lucha contra el COVID-19”, agregó la representante de World Vision.

“Trabajaba más de 12 horas por 20 soles”

La doctora Martha María Mendoza Iturbe llegó en marzo de 2018 a Perú. A pesar de haber estudiado y trabajado como médico en Petróleos de Venezuela, S.A. en su país natal, ella empezó en el Perú vendiendo hamburguesas y cuidando a adultos mayores. En el país llanero dejó a sus tres hijos con quienes vivía en la ciudad de Cabimas, en el estado de Zulia. La mala situación económica que se vivía allá la trajo a Perú.

“La paga que recibí era poca por ser extranjera, sin embargo logré enviar dinero a mis hijos y a mi madre en Venezuela. Fue muy duro trabajar más de 12 horas por 20 soles y hasta menos. Mi sueño era traer a mis hijos y gracias a Dios, después de 9 meses lo pude hacer”, recuerda Martha.

Ella escogió Perú porque una prima suya vivía aquí desde hace un tiempo, en Chimbote, Áncash. “Mi anhelo era trabajar como médico en Perú y me preocupaba no poder hacerlo por no contar con el dinero suficiente. Luego de dos años he conseguido trabajar como médico, otro sueño realizado gracias a Dios”, expresa.

Martha también forma parte de los médicos que ya se encuentran trabajando en los hospitales, mano a mano con el personal de salud peruano. Para ella, brindar atención médica y espiritual a los pacientes es una experiencia hermosa. “Estoy agradecida con Dios por poner ángeles peruanos en mi camino que lograron para mí lo imposible”.

De vender libros a ser un médico colegiado

Las ganas de ayudar a su familia y su fe en Dios fueron las principales herramientas que permitieron al médico Néstor Guillermo Márquez abrirse camino en Perú pese a las circunstancias adversas y a la nostalgia que lo embargaba al pensar en su esposa, hijos y padres, a quienes dejó en Venezuela por buscar un mejor futuro.

Al igual que sus compatriotas, hace tres años Néstor vivía junto a su familia en Venezuela. Trabajaba como médico de emergencias en la empresa estatal Siderúrgica del Orinoco y como especialista en Medicina Física y Rehabilitación y médico de familia en el Centro Hospitalario Guayana, en el estado de Bolívar. Pero la inseguridad e inestabilidad económica que se habían apoderado del país lo llevaron a tomar la decisión de irse.

“Decidí emigrar por el alto nivel de inseguridad y el deterioro moral y ético de la sociedad venezolana. Perú abrió sus puertas a los profesionales venezolanos y lo escogí para venir a prestar mis servicios y junto a mi familia avanzar hacia el progreso y bienestar. Llegué a este país en febrero del 2018”, cuenta.

Vino solo, su familia aún no podía viajar y mientras tanto se dedicó a vender libros y cuadernillos de trabajo para escolares, entre otros oficios que le permitieron costear su alojamiento, comida y enviar dinero a Venezuela. Recién en octubre de ese año pudieron venir a Perú su esposa e hijos, hecho que le dio más tranquilidad.

Poco a poco pudo atender pacientes a domicilio en el área de Rehabilitación. Sin embargo, aun no podía ejercer legalmente como médico pues faltaba la revalidación de su título. Esto recién pudo lograrse después de que USAID y World Vision lo invitaran a formar parte del proyecto de apoyo.

Gracias a ello, pudo revalidar su título y colegiarse, con lo cual quedó habilitado para ejercer la Medicina en nuestro país.

“Agradezco a Dios por tantos peruanos que nos han brindado su mano amiga. Estoy presto a desenvolverme aportando mi mayor esfuerzo en el área de Salud Integral y Desarrollo humano en este hermoso país. Me siento agradecido por estar haciendo lo que más me gusta, al lado de médicos peruanos atendiendo pacientes y orientando a quienes lo necesiten”, expresó con gratitud ahora que ya puede luchar contra el COVID-19 junto a sus colegas peruanos.

"Estos médicos venezolanos pueden hacer una contribución importante para ayudar al Perú a enfrentar ahora la pandemia de COVID-19 y luego en el futuro continuar trabajando en salud”, indicó  el Encargado de Negocios de la Embajada de los Estados Unidos en Perú, Denny Offutt. 

 

Nueva convocatoria

La ayuda a los médicos y especialistas venezolanos continúa. Por ello, World Vision con el apoyo de USAID, a través de sus plataformas virtuales, mantiene abierta la convocatoria para que la población migrante profesional de salud pueda participar en las siguientes convocatorias de este programa de apoyo.

Para más información, los interesados pueden escribir al correo electrónico

certificacionmigrantes_wv@wvi.org.

Tags: emergencia Venezuela Coronavirus cuarentena médicos
leer comentarios
Redes sociales
Más leídas
 
ÚLTIMAS NOTICIAS
 
El reto promoverá la protección de los niños y niñas más vulnerables de la región
"Creo firmemente que una familia y una comunidad en bienestar podrá formar niñas y niños saludables y empoderados”
"Como voluntarios, nosotros aportamos de manera importante en la vida de los niños,  ya que en un futuro ellos podrán tener recuerdos felices de su infancia. Entonces serán mejores ciudadanos en un futuro”.
“Al estar en contacto con mi comunidad encontré la pasión por trabajar con niñas, niños y adolescentes. En ellos encontré un amor y ternura inexplicables”.
ONG urge acción decisiva para frenar empobrecimiento de toda una generación
Perú ratificó la Convención sobre los Derechos del Niño el 4 de setiembre de 1990.
“Hoy en día me siento en la capacidad de poder aportar a la sociedad como policía y con acciones concretas influir en el futuro  para mejorar la convivencia de nuestra sociedad"
“Me emociona y me da fuerzas las pequeñas cosas que los jóvenes dicen de mi persona y sus muestras de amor cuando salgo a visitar las comunidades, me ofrecen con sencillez todo lo que ellos tienen"
La entrega consistió en 150 kits de equipos de protección personal y 250 kits de higiene
La entrega consistió en 150 kits de equipos de protección personal que incluyen mascarilla, cofia, guantes y lentes para los médicos.