Publicaciones

Publican libro “Ternura: La revolución pendiente”

Harold Segura, Director de Fe y Desarrollo de World Vision América Latina, fue uno de los autores

Jueves, 6 de junio 2019 1:04 pm
hace 2 años
PorPierre Gutierrez

La violencia está presente en todo el mundo y afecta la vida de millones de niños y niñas desde hace muchos años. ¿Cómo interrumpir esa «espiral de violencia» y abrirnos a nuevas formas de convivencia más tiernas, justas y equitativas? En esta obra, Harold Segura, Director de Fe y Desarrollo de World Vision América Latina, intenta responder esa pregunta teniendo como punto de partida las convicciones de la fe cristiana y procurando que quienes nos consideramos seguidores de Jesús seamos promotores de su amor y su ternura misericordiosa.

Aquello se puede lograr mediante la crianza con ternura, un camino pastoral y profético que busca sanar las heridas de la violencia y que, a su vez, denuncia las estructuras injustas y opresoras que perpetúan la violencia interpersonal y sistémica. La interrupción del ciclo de la violencia comienza con sanar nuestro propio corazón.

“El libro es una propuesta de las revoluciones más difíciles, pero más necesarias para la transformación del mundo: la revolución de la cultura. Frente a la violencia en el mundo, la propuesta que nos presenta el evangelio es una propuesta de paz. Una paz que comienza en la forma como nos tratamos y como criamos a nuestros hijos”, afirmó Segura durante la presentación de su libro en México.

En la obra de cerca de 350 páginas también colaboraron psicólogos, educadores, teólogos pastores, sacerdotes, expertos en la niñez en América Latina se unen en este proyecto para acercarnos a la revolución de la ternura. “El libro tiene en total 10 capítulos. El primer capítulo, que lo escribí yo, es un acercamiento de teología bíblica a cómo se ve en el Antiguo y Nuevo testamento la ternura, la misericordia, el amor y la compasión”, agrega Segura.

La crianza con ternura es un camino de restauración, formación y transformación. Ese camino no se hace solo, se hace uniendo esfuerzos y acompañándonos unos a otros, sin dejar a nadie atrás. Segura agrega que encarnar la ternura significa también volver a ser como niños y niñas, como nos lo enseñó Jesús. Significa vivir de la ilusión, de la inocencia y de admirar todo lo que les rodea. Es revivir el cuerpo, la capacidad de disfrutar, recuperar la capacidad de asombro, fortalecer el vínculo del cuerpo con lo que nos rodea, especialmente con las demás personas.

World Vision invita a todos a ser parte de este peregrinaje de amor y justicia para construir una América Latina más justa, tierna y solidaria con los niños y niñas. Los interesados en adquirir el libro pueden contactarnos escribiendo al correo miluska_mayo_ramon@wvi.org.

 

Tags: World Vision Perú Ternura Harold Segura
leer comentarios
Redes sociales
Más leídas
 
ÚLTIMAS NOTICIAS
 
El sismo de magnitud 6.0 del pasado 22 de junio hizo que algunos niñas y niños se asustaran. ¿Cómo hablar y prepararlos para afrontar estas situaciones?
Héctor está feliz porque le dieron una tablet a su hija de 12 años, a quien cuida solo, para que pueda recibir su educación remota.
También se benefician agentes de salud y lideresas de comedores populares y de vasos de leche de Lima, La Libertad y Ayacucho.
La mayoría de los refugiados viven en países con menor nivel de ingresos, dejándolos por fuera de las campañas de vacunación en los países de acogida.
Este espacio, que está ubicado en la comunidad de Sachabamba, se brindará diversos servicios del Estado como atención a la niñez en situación de vulnerabilidad.
“Para nosotros es importante que los adultos nos escuchen”
A nivel global 7 de cada 10 migrantes y refugiados reporta que sus ingresos se han visto reducidos
Jhimy está agradecido porque recibió una tablet para su educación remota y su familia gallinas de corral para su alimentación saludable.
World Vision Perú alerta a la comunidad en general que personas inescrupulosas están utilizando de manera indebida el nombre de nuestra organización
Marit está feliz de ser voluntaria de World Vision Perú, pues así puede colaborar a las personas de la comunidad rural donde vive en la región Áncash.