Publicaciones

Publican libro “Ternura: La revolución pendiente”

Harold Segura, Director de Fe y Desarrollo de World Vision América Latina, fue uno de los autores

Jueves, 6 de junio 2019 1:04 pm
hace 1 año
PorPierre Gutierrez

La violencia está presente en todo el mundo y afecta la vida de millones de niños y niñas desde hace muchos años. ¿Cómo interrumpir esa «espiral de violencia» y abrirnos a nuevas formas de convivencia más tiernas, justas y equitativas? En esta obra, Harold Segura, Director de Fe y Desarrollo de World Vision América Latina, intenta responder esa pregunta teniendo como punto de partida las convicciones de la fe cristiana y procurando que quienes nos consideramos seguidores de Jesús seamos promotores de su amor y su ternura misericordiosa.

Aquello se puede lograr mediante la crianza con ternura, un camino pastoral y profético que busca sanar las heridas de la violencia y que, a su vez, denuncia las estructuras injustas y opresoras que perpetúan la violencia interpersonal y sistémica. La interrupción del ciclo de la violencia comienza con sanar nuestro propio corazón.

“El libro es una propuesta de las revoluciones más difíciles, pero más necesarias para la transformación del mundo: la revolución de la cultura. Frente a la violencia en el mundo, la propuesta que nos presenta el evangelio es una propuesta de paz. Una paz que comienza en la forma como nos tratamos y como criamos a nuestros hijos”, afirmó Segura durante la presentación de su libro en México.

En la obra de cerca de 350 páginas también colaboraron psicólogos, educadores, teólogos pastores, sacerdotes, expertos en la niñez en América Latina se unen en este proyecto para acercarnos a la revolución de la ternura. “El libro tiene en total 10 capítulos. El primer capítulo, que lo escribí yo, es un acercamiento de teología bíblica a cómo se ve en el Antiguo y Nuevo testamento la ternura, la misericordia, el amor y la compasión”, agrega Segura.

La crianza con ternura es un camino de restauración, formación y transformación. Ese camino no se hace solo, se hace uniendo esfuerzos y acompañándonos unos a otros, sin dejar a nadie atrás. Segura agrega que encarnar la ternura significa también volver a ser como niños y niñas, como nos lo enseñó Jesús. Significa vivir de la ilusión, de la inocencia y de admirar todo lo que les rodea. Es revivir el cuerpo, la capacidad de disfrutar, recuperar la capacidad de asombro, fortalecer el vínculo del cuerpo con lo que nos rodea, especialmente con las demás personas.

World Vision invita a todos a ser parte de este peregrinaje de amor y justicia para construir una América Latina más justa, tierna y solidaria con los niños y niñas. Los interesados en adquirir el libro pueden contactarnos escribiendo al correo miluska_mayo_ramon@wvi.org.

 

Tags: World Vision Perú Ternura Harold Segura
leer comentarios
Redes sociales
Más leídas
 
ÚLTIMAS NOTICIAS
 
El reto promoverá la protección de los niños y niñas más vulnerables de la región
"Creo firmemente que una familia y una comunidad en bienestar podrá formar niñas y niños saludables y empoderados”
"Como voluntarios, nosotros aportamos de manera importante en la vida de los niños,  ya que en un futuro ellos podrán tener recuerdos felices de su infancia. Entonces serán mejores ciudadanos en un futuro”.
“Al estar en contacto con mi comunidad encontré la pasión por trabajar con niñas, niños y adolescentes. En ellos encontré un amor y ternura inexplicables”.
ONG urge acción decisiva para frenar empobrecimiento de toda una generación
Perú ratificó la Convención sobre los Derechos del Niño el 4 de setiembre de 1990.
“Hoy en día me siento en la capacidad de poder aportar a la sociedad como policía y con acciones concretas influir en el futuro  para mejorar la convivencia de nuestra sociedad"
“Me emociona y me da fuerzas las pequeñas cosas que los jóvenes dicen de mi persona y sus muestras de amor cuando salgo a visitar las comunidades, me ofrecen con sencillez todo lo que ellos tienen"
La entrega consistió en 150 kits de equipos de protección personal y 250 kits de higiene
La entrega consistió en 150 kits de equipos de protección personal que incluyen mascarilla, cofia, guantes y lentes para los médicos.