Historias y Testimonios

“Quiero que vuelvan las clases presenciales”

“Estamos lejos físicamente, pero cerca en lo emocional”

Miércoles, 31 de marzo 2021 1:04 pm
hace 1 año
PorWorld Vision en Perú

Roger volvió a su natal Cusco en el 2019 para enseñar y asumir el cargo de director de una institución educativa. Ese año participó en las capacitaciones del programa Escuelas de Ternura organizadas por World Vision Perú. Gracias a ello, el docente de educación primaria  experimentó un cambio en su manera de interrelacionarse con su familia y alumnos.

“Fue una buena oportunidad recibir los talleres. Se hicieron de manera práctica y nos permitió identificar los errores que habíamos cometido en nuestras vidas. Con el pretexto del trabajo, a veces los padres descuidamos a nuestros hijos, pero he cambiado mi manera pensar”, dijo.

Las Escuelas de Ternura promueven una cultura de crianza basada en el amor y respeto que se dan por medio de seis prácticas: aprender a escuchar, decir, sentir, acompañar, tocar y actuar sin violencia ni opresión. El objetivo es evitar todo tipo de agresión entre padres e hijos. 

“Antes de los talleres me enojaba muy rápido. No me gustaba que me molesten cuando hacía mis cosas, pero aprendí a ser tolerante”, destacó Roger, que se convirtió en vocero de este tipo de crianza entre los padres y madres de su centro de labores.

Volver a la presencialidad

El profesor no pudo mudarse con su familia a Cusco. Su esposa que también es profesora de inicial y su hijo que cursa el quinto año de secundaria, se tuvieron que quedar en Puno; mientras que sus mayores están estudiando en Arequipa. “Estamos lejos físicamente, pero cerca en lo emocional”, resaltó.

Asimismo, espera que en los próximos meses las clases vuelvan a ser presenciales para reencontrarse con sus alumnos del quinto grado de primaria.

“Quiero que vuelvan las clases presenciales para reencontrarme con mis alumnos y seguir dictando los talleres de ternura a sus padres y madres. Les ayudaría a mejorar el trato entre la familia”, precisó Roger, que tiene 29 años dedicados a la docencia en zonas rurales y urbanas del país.

Además, recuerda que las Escuelas de Ternura permiten retroceder en el tiempo y recordar el trato recibido, donde es probable que esté el origen de su estilo de crianza, que a veces normaliza el castigo físico y humillante. En este sentido, precisó que los padres de familia pasan por momentos difíciles pero no hay que juzgarlos. “No se trata de quién tiene la culpa, sino que debes hacer el cambio y tratar mejor a tus hijos”, manifestó.

De esta manera, en World Vision buscamos una cadena solidaria para seguir difundiendo la importancia de la crianza con ternura, donde los profesores, padres y madres son una pieza clave para eliminar la violencia en las familias.

Tags: educación niñez ternura World Vision Perú Cusco aprendizaje Sumémonos por la niñez
leer comentarios
Redes sociales
Más leídas
 
ÚLTIMAS NOTICIAS
 
Todos debemos promover el derecho a una crianza con ternura en el marco del Aniversario de la Convención sobre los Derechos del Niño.
Elva tiene dos hijas en edad escolar y confiesa que se da tiempo para jugar con ellas en sus ratos libres. Les lee cuentos antes de que se vayan a dormir.
Solo en el 2021 se reportaron más de 38 mil denuncias por violencia infantil. “Yo no crío con violencia, yo lo hago con ternura” busca generar conciencia y promover la crianza con ternura como alternativa positiva frente a este problema
Lucero recibió un capital semilla del taller Youth Ready para la venta de ropa en las ferias de Ayacucho y las redes sociales.
Jairin llegó al Perú con sus cinco hijos en 2020 y está agradecida por el apoyo económico que recibió para alimentar a su familia.
Angely está en segundo año de secundaria y se siente orgullosa de ser una lideresa juvenil de la Red ANALIT
Las familias venezolanas desplazadas se benefician gracias a las herramientas educativas de Sesame Workshop
Ministra de la Mujer y Poblaciones Vulnerables y Directora Ejecutiva de World Vision Perú felicitaron experiencias de voluntarios rurales y comunitarios
Actualmente, 2 de cada 10 niños en Ayacucho sufre de desnutrición o anemia, por lo que mejorar los sistemas de salud locales ha sido una prioridad para el gobierno regional.