Historias y Testimonios

“Vivo con mi familia feliz gracias a la ayuda de World Vision”

Jhimy está agradecido porque recibió una tablet para su educación remota y su familia gallinas de corral para su alimentación saludable.

Viernes, 28 de mayo 2021 1:03 pm
hace 3 semanas
PorWorld Vision en Perú

Jhimy tiene 10 años y está en quinto grado de primaria. Vive con sus padres y sus hermanitas de 3 y 2 años. Junto con su familia es residente de una comunidad rural que está ubicada en la región Ayacucho.

Por las restricciones de la pandemia del Covid-19, tuvo dificultades para acceder a la educación remota en 2020. Escuchaba el programa Aprendo en Casa por radio y se comunicaba con su profesora con el celular básico de su papá. Pero tenía problemas para entregar sus tareas, pues no tenía conexión a Internet.

World Vision Perú le entregó un kit educativo y también le facilitó el acompañamiento de una profesora para que refuerce sus clases. Además, incluyó a su familia en el proyecto especial de educación de las niñas de renacer, que busca mejorar la calidad educativa de las niñas y niños en situación de vulnerabilidad a través del emprendimiento de la crianza de animales.

“Vivo con mi familia feliz gracias a la ayuda de World Vision. Nos ha dado gallinas, que nos dan huevos y carne para alimentarnos. También podemos venderlas y comprar útiles escolares y otras cosas que necesitamos mis hermanitas y yo”, comenta el escolar tras indicar que comparte sus clases con las labores del hogar que consiste en dar de comer a gallinas y cuyes que tienen.

Asimismo, Jhimy está agradecido con la ONG porque le acaban de entregar una tablet para que tenga una educación remota de calidad. Este dispositivo móvil tiene conexión a Internet y cuenta con diversos aplicativos como BookSmart, que contiene cuentos y otros libros en digital. “Ahora puedo ver las clases que me envía la profesora por WhatsApp, los videos y hago mis tareas”, resalta.

El niño sueña con un futuro mejor. “Cuando sea grande, quiero ser ingeniero civil para construir casas. Quiero ayudar a las personas para que tengan una buena casa, donde puedan vivir”, destaca el estudiante que aprovecha las oportunidades que está recibiendo, pero no deja de lado a su familia.

“Por la tarde, cuando termino de recibir mis clases y hago mis tareas, voy a la chacra a ver a mi vaca y luego visito a mi abuelita”, precisa el alumno que está feliz porque en los próximos días World Vision le entregará un kit educativo con útiles escolares y libros para complementar su educación remota.

A pesar de los problemas que tuvo que afrontar para acceder a las clases remotas al inicio de la pandemia, Jhimy no se dio por vencido. Espera volver a las clases presenciales para reencontrarse con sus compañeros y profesores.

Tags: World Vision Perú Ayacucho tablets Sumémonos por la niñez
leer comentarios
Redes sociales
Más leídas
 
ÚLTIMAS NOTICIAS
 
El sismo de magnitud 6.0 del pasado 22 de junio hizo que algunos niñas y niños se asustaran. ¿Cómo hablar y prepararlos para afrontar estas situaciones?
Héctor está feliz porque le dieron una tablet a su hija de 12 años, a quien cuida solo, para que pueda recibir su educación remota.
También se benefician agentes de salud y lideresas de comedores populares y de vasos de leche de Lima, La Libertad y Ayacucho.
La mayoría de los refugiados viven en países con menor nivel de ingresos, dejándolos por fuera de las campañas de vacunación en los países de acogida.
Este espacio, que está ubicado en la comunidad de Sachabamba, se brindará diversos servicios del Estado como atención a la niñez en situación de vulnerabilidad.
“Para nosotros es importante que los adultos nos escuchen”
A nivel global 7 de cada 10 migrantes y refugiados reporta que sus ingresos se han visto reducidos
Jhimy está agradecido porque recibió una tablet para su educación remota y su familia gallinas de corral para su alimentación saludable.
World Vision Perú alerta a la comunidad en general que personas inescrupulosas están utilizando de manera indebida el nombre de nuestra organización
Marit está feliz de ser voluntaria de World Vision Perú, pues así puede colaborar a las personas de la comunidad rural donde vive en la región Áncash.