Historias y Testimonios

“Vivo con mi familia feliz gracias a la ayuda de World Vision”

Jhimy está agradecido porque recibió una tablet para su educación remota y su familia gallinas de corral para su alimentación saludable.

Viernes, 28 de mayo 2021 1:03 pm
hace 7 meses
PorWorld Vision en Perú

Jhimy tiene 10 años y está en quinto grado de primaria. Vive con sus padres y sus hermanitas de 3 y 2 años. Junto con su familia es residente de una comunidad rural que está ubicada en la región Ayacucho.

Por las restricciones de la pandemia del Covid-19, tuvo dificultades para acceder a la educación remota en 2020. Escuchaba el programa Aprendo en Casa por radio y se comunicaba con su profesora con el celular básico de su papá. Pero tenía problemas para entregar sus tareas, pues no tenía conexión a Internet.

World Vision Perú le entregó un kit educativo y también le facilitó el acompañamiento de una profesora para que refuerce sus clases. Además, incluyó a su familia en el proyecto especial de educación de las niñas de renacer, que busca mejorar la calidad educativa de las niñas y niños en situación de vulnerabilidad a través del emprendimiento de la crianza de animales.

“Vivo con mi familia feliz gracias a la ayuda de World Vision. Nos ha dado gallinas, que nos dan huevos y carne para alimentarnos. También podemos venderlas y comprar útiles escolares y otras cosas que necesitamos mis hermanitas y yo”, comenta el escolar tras indicar que comparte sus clases con las labores del hogar que consiste en dar de comer a gallinas y cuyes que tienen.

Asimismo, Jhimy está agradecido con la ONG porque le acaban de entregar una tablet para que tenga una educación remota de calidad. Este dispositivo móvil tiene conexión a Internet y cuenta con diversos aplicativos como BookSmart, que contiene cuentos y otros libros en digital. “Ahora puedo ver las clases que me envía la profesora por WhatsApp, los videos y hago mis tareas”, resalta.

El niño sueña con un futuro mejor. “Cuando sea grande, quiero ser ingeniero civil para construir casas. Quiero ayudar a las personas para que tengan una buena casa, donde puedan vivir”, destaca el estudiante que aprovecha las oportunidades que está recibiendo, pero no deja de lado a su familia.

“Por la tarde, cuando termino de recibir mis clases y hago mis tareas, voy a la chacra a ver a mi vaca y luego visito a mi abuelita”, precisa el alumno que está feliz porque en los próximos días World Vision le entregará un kit educativo con útiles escolares y libros para complementar su educación remota.

A pesar de los problemas que tuvo que afrontar para acceder a las clases remotas al inicio de la pandemia, Jhimy no se dio por vencido. Espera volver a las clases presenciales para reencontrarse con sus compañeros y profesores.

Tags: World Vision Perú Ayacucho tablets Sumémonos por la niñez
leer comentarios
Redes sociales
Más leídas
 
ÚLTIMAS NOTICIAS
 
Podrán recuperar su calidad de vida, pues accederán a la educación, el juego y la salud.
Se benefició a 35 mil estudiantes con diferentes recursos pedagógicos que complementan la estrategia Aprendo en Casa.
Madres, padres y cuidadores les deben dar tranquilidad e información sobre los beneficios de protección que les dará la vacuna a ellos y sus familias
Se benefició a 41 mil escolares a través de la entrega de cuadernos de trabajo, kits educativos, tablets, entre otras acciones a favor de la educación.
Alumnos de colegios urbanos y rurales volverán a las aulas tras dos años de educación remota.
Se debe fomentar que hablen del tema para saber cuáles son sus temores y darles apoyo emocional para que superen las pérdidas de sus familiares.
Con las donaciones de los Amigos Solidarios de World Vision Perú, se adelantó esta celebración para niños y niñas vulnerables de esta región.
World Vision Perú articuló con el Midis para la implementación de los módulos de desarrollo infantil temprano y productivo e innovación.
En coordinación con el Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables, World Vision Perú llevó ayuda a Chachapoyas, Condorcanqui y Utcumbamba.
La educación remota no solo afecta a las niñas, niños y adolescentes peruanos que carecen de equipos y conectividad, sino a sus pares venezolanos.