Historias y Testimonios

“World Vision no solo me ayuda a mí, sino a mis vecinos y mi comunidad”

Angello recibió una tablet y un kit de útiles escolares para su educación remota, pues en el 2020 recibió sus clases a través del celular de su mamá.

Domingo, 18 de julio 2021 11:55 am
hace 2 meses
PorWorld Vision en Perú

Angello tiene 16 años y está en quinto de secundaria. Vive con sus padres y su hermana de 6 años, en una comunidad vulnerable de la región Lima. Comparte sus clases remotas con las tareas del hogar, que consisten en ayudar con la preparación de los alimentos, la limpieza de la casa y ayudar a su hermanita en sus tareas.

Las restricciones de la pandemia del Covid-19 le impiden como a miles de escolares del país tener clases presenciales desde el 2020. El año pasado, se comunicaba con sus profesores por el WhatsApp del celular de su mamá. Le dejaban audios, videos y archivos en PDF para que haga las tareas de todos sus cursos.

“Al principio dijeron que las clases serían con el programa Aprendo en Casa, que se transmite por televisión y radio. Me retrasé en algunas actividades, pero me puse al día a través del WhatsApp”, precisa el adolescente tras indicar que hacía sus tareas en un cuaderno y le tomaba fotos para enviárselas a sus profesores.    

Pero este año las dificultades quedaron atrás. World Vision Perú le entregó una tablet con conexión a Internet para que acceda a sus clases remotas y también le dio un kit de útiles escolares para que haga sus tareas. Antes solo tenía un cuaderno para sus cursos, pero ahora cuenta con varios para hacer sus trabajos.

“Estoy agradecido con World Vision porque no solo me ayudan a mí, sino a mis vecinos y mi comunidad. Con la tablet, hago mis tareas en Word y le agregó imágenes. Se las envió a los profesores. También puedo hacer trabajos en PowerPoint y acceder a las lecturas que nos dejan”, destaca entusiasmado Angello.

No hay fecha para el retorno a las clases semipresenciales en zonas rurales o urbanas de Lima, pero está entusiasmado con la posibilidad de reencontrarse con sus amigos y profesores. “Quisiera volver a estudiar de manera presencial porque es diferente a las clases virtuales, pero se tienen que respetar las medidas de seguridad”, añade.

Asimismo, el estudiante está satisfecho de haber participado en los talleres de Youth Ready de World Vision, que brindan habilidades para la vida y el trabajo, y de habilidades socioemocionales, que le permitieron salir adelante a pesar de las dificultades que tuvo que afrontar en su educación por la brecha digital.

Angello sabe la importancia de la educación y quiere estudiar ingeniería metalúrgica cuando acabe el colegio. Mientras tanto se esfuerza al máximo para cumplir con las tareas escolares y aprovecha los talleres que están a su alcance. La única manera de cambiar su futuro es a través de los estudios.

Tags: adolescentes tablet transformación World Vision Perú Lima
leer comentarios
Redes sociales
Más leídas
 
ÚLTIMAS NOTICIAS
 
El sismo de magnitud 6.0 del pasado 22 de junio hizo que algunos niñas y niños se asustaran. ¿Cómo hablar y prepararlos para afrontar estas situaciones?
Héctor está feliz porque le dieron una tablet a su hija de 12 años, a quien cuida solo, para que pueda recibir su educación remota.
También se benefician agentes de salud y lideresas de comedores populares y de vasos de leche de Lima, La Libertad y Ayacucho.
La mayoría de los refugiados viven en países con menor nivel de ingresos, dejándolos por fuera de las campañas de vacunación en los países de acogida.
Este espacio, que está ubicado en la comunidad de Sachabamba, se brindará diversos servicios del Estado como atención a la niñez en situación de vulnerabilidad.
“Para nosotros es importante que los adultos nos escuchen”
A nivel global 7 de cada 10 migrantes y refugiados reporta que sus ingresos se han visto reducidos
Jhimy está agradecido porque recibió una tablet para su educación remota y su familia gallinas de corral para su alimentación saludable.
World Vision Perú alerta a la comunidad en general que personas inescrupulosas están utilizando de manera indebida el nombre de nuestra organización
Marit está feliz de ser voluntaria de World Vision Perú, pues así puede colaborar a las personas de la comunidad rural donde vive en la región Áncash.