Historias y Testimonios

“World Vision no solo me ayuda a mí, sino a mis vecinos y mi comunidad”

Angello recibió una tablet y un kit de útiles escolares para su educación remota, pues en el 2020 recibió sus clases a través del celular de su mamá.

Domingo, 18 de julio 2021 11:55 am
hace 1 año
PorWorld Vision en Perú

Angello tiene 16 años y está en quinto de secundaria. Vive con sus padres y su hermana de 6 años, en una comunidad vulnerable de la región Lima. Comparte sus clases remotas con las tareas del hogar, que consisten en ayudar con la preparación de los alimentos, la limpieza de la casa y ayudar a su hermanita en sus tareas.

Las restricciones de la pandemia del Covid-19 le impiden como a miles de escolares del país tener clases presenciales desde el 2020. El año pasado, se comunicaba con sus profesores por el WhatsApp del celular de su mamá. Le dejaban audios, videos y archivos en PDF para que haga las tareas de todos sus cursos.

“Al principio dijeron que las clases serían con el programa Aprendo en Casa, que se transmite por televisión y radio. Me retrasé en algunas actividades, pero me puse al día a través del WhatsApp”, precisa el adolescente tras indicar que hacía sus tareas en un cuaderno y le tomaba fotos para enviárselas a sus profesores.    

Pero este año las dificultades quedaron atrás. World Vision Perú le entregó una tablet con conexión a Internet para que acceda a sus clases remotas y también le dio un kit de útiles escolares para que haga sus tareas. Antes solo tenía un cuaderno para sus cursos, pero ahora cuenta con varios para hacer sus trabajos.

“Estoy agradecido con World Vision porque no solo me ayudan a mí, sino a mis vecinos y mi comunidad. Con la tablet, hago mis tareas en Word y le agregó imágenes. Se las envió a los profesores. También puedo hacer trabajos en PowerPoint y acceder a las lecturas que nos dejan”, destaca entusiasmado Angello.

No hay fecha para el retorno a las clases semipresenciales en zonas rurales o urbanas de Lima, pero está entusiasmado con la posibilidad de reencontrarse con sus amigos y profesores. “Quisiera volver a estudiar de manera presencial porque es diferente a las clases virtuales, pero se tienen que respetar las medidas de seguridad”, añade.

Asimismo, el estudiante está satisfecho de haber participado en los talleres de Youth Ready de World Vision, que brindan habilidades para la vida y el trabajo, y de habilidades socioemocionales, que le permitieron salir adelante a pesar de las dificultades que tuvo que afrontar en su educación por la brecha digital.

Angello sabe la importancia de la educación y quiere estudiar ingeniería metalúrgica cuando acabe el colegio. Mientras tanto se esfuerza al máximo para cumplir con las tareas escolares y aprovecha los talleres que están a su alcance. La única manera de cambiar su futuro es a través de los estudios.

Tags: adolescentes tablet transformación World Vision Perú Lima
leer comentarios
Redes sociales
Más leídas
 
ÚLTIMAS NOTICIAS
 
Se benefició a 35 mil estudiantes con diferentes recursos pedagógicos que complementan la estrategia Aprendo en Casa.
Madres, padres y cuidadores les deben dar tranquilidad e información sobre los beneficios de protección que les dará la vacuna a ellos y sus familias
Se benefició a 41 mil escolares a través de la entrega de cuadernos de trabajo, kits educativos, tablets, entre otras acciones a favor de la educación.
Alumnos de colegios urbanos y rurales volverán a las aulas tras dos años de educación remota.
Se debe fomentar que hablen del tema para saber cuáles son sus temores y darles apoyo emocional para que superen las pérdidas de sus familiares.
Con las donaciones de los Amigos Solidarios de World Vision Perú, se adelantó esta celebración para niños y niñas vulnerables de esta región.
World Vision Perú articuló con el Midis para la implementación de los módulos de desarrollo infantil temprano y productivo e innovación.
En coordinación con el Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables, World Vision Perú llevó ayuda a Chachapoyas, Condorcanqui y Utcumbamba.
La educación remota no solo afecta a las niñas, niños y adolescentes peruanos que carecen de equipos y conectividad, sino a sus pares venezolanos.
Néstor llegó al país en 2018 de su natal Venezuela y gracias al apoyo que recibió pudo convalidar su título y volvió a ejercer la medicina.