Héroes anónimos

Yudelvis

Yudelvis nunca perdió de vista su objetivo y gracias al proyecto de certificación a médicos migrantes de World Vision Perú y USAID, logró aprobar el Examen Nacional de Medicina y colegiarse

Lunes, 28 de septiembre 2020 1:21 pm
hace 6 meses
PorWorld Vision en Perú

Desde que Yudelvis llegó al mundo le esperaban obstáculos que gracias a su constancia y sacrificio supo superar. Cuba lo vio nacer, crecer y convertirse en médico. Sin embargo, debido a los problemas propios de su país, en el 2008 decidió migrar a Venezuela buscando un mejor futuro. Jamás pensó que un país tan próspero fuera a cambiar tan abruptamente.

La crisis en el país empezó siendo política y social para luego volverse insostenible, ya que muchos de los médicos en Venezuela no solo tuvieron que luchar contra los bajos sueldos, sino también con la violencia y peligro que fueron haciéndose parte de su día a día, incluso dentro de las instituciones de salud donde trabajaban.

Volver a empezar de nuevo a sus 38 años fue una decisión difícil y dolorosa pero necesaria. Por ello, Yudelvis no lo pensó dos veces y decidió buscar un mejor futuro en Perú, ya que se había informado acerca de la economía creciente del país, y sabía que podía tener la posibilidad de ayudar a su familia en Cuba y velar por la madre de su esposa en Venezuela. Es así que Yudelvis fue uno de los tantos migrantes que tuvo que trasladarse por tierra por más de 72 horas y 4 trasbordos para llegar a Perú.

Sin embargo, el largo y cansado camino a Perú fue el inicio de varias situaciones difíciles que se le presentarían en su estadía. Al llegar, fue asaltado por delincuentes quienes le robaron todas sus pertenencias y entre ellas, sus certificados que lo avalaban como profesional médico. Afortunadamente, los pudo recuperar en un tacho de basura.

Ese suceso no hizo que se rindiera ni diera un paso atrás, ya que al llegar a Lima Yudelvis comenzó a buscar trabajo. Durante meses repartió miles de Currículums Vitae sin éxito. Paradójicamente, muchas veces no lo aceptaban en algunos oficios por considerarlo muy preparado, teniendo que omitir su formación y experiencia como médico para conseguir algún empleo que le permitiera sobrevivir.

A pesar de todo, Yudelvis nunca perdió de vista su objetivo y gracias al proyecto de certificación a médicos migrantes de World Vision Perú y USAID, logró aprobar el Examen Nacional de Medicina y colegiarse para así poder ingresar al sistema laboral formal y ejercer su profesión. Como Yudelvis, más de 50 médicos migrantes han logrado colegiarse y gran parte de ellos ya consiguieron un empleo en centros de salud donde han unido fuerzas con médicos peruanos que luchan día a día contra el Covid 19.

El 26 de mayo del 2020 es una fecha que Yudelvis nunca olvidará pues gracias a su colegiatura logró conseguir un puesto como médico de terapia intensiva en la Unidad de Cuidados Intensivos de dos hospitales de la región Madre de Dios, una de las más vulnerables del país. Actualmente su rol es velar por los pacientes más críticos de COVID19, aquellos que requieren ventiladores artificiales; su gran apoyo son las enfermeras, a quienes viene capacitando para que sepan cómo actuar ante las diferentes situaciones que se puedan presentar.

Lamentablemente, la falta de especialistas para que atiendan a los pacientes en Perú hace que este #HéroeAnónimo tenga que trabajar jornadas de hasta 20 horas diarias, repartiéndose en dos centros de salud. Pero su compromiso y amor por el prójimo hace que siga adelante, sin mirar atrás y con la firme convicción de que se necesitan pequeñas acciones para lograr grandes cambios.

Tags: salud migración médicos héroes anónimos
leer comentarios
Redes sociales
Más leídas
 
ÚLTIMAS NOTICIAS
 
Kevin está en segundo de secundaria y comparte su dispositivo móvil con tres de sus hermanos en la región Ayacucho
“Dios siempre ha estado con nosotros; a pesar del trabajo duro y malos ratos que he pasado, siempre ha estado presente. Estoy muy agradecida con él y con ustedes que llegaron a mí”
A pesar de la travesía por la que pasó para llegar al Perú y de estar lejos de toda su familia, Marianny sabe que aquí puede construir un futuro mejor para su hija
Luis comparte sus clases escolares remotas con las actividades que realiza en sus ratos libres como voluntario en Huancavelica
“La situación en Venezuela era agobiante. Para ese entonces estaba fuerte y ahorita simplemente es asfixiante”
Se dio en el marco del convenio que suscribieron World Vision Perú y la Municipalidad Distrital de Huamanguilla
Sebastián está en quinto grado de primaria y usa el aplicativo Booksmart para potenciar sus habilidades de lectura
World Vision viene trabajando en la región Ayacucho por más de cuarenta años beneficiado a miles de niñas, niños y adolescentes de zonas rurales y urbanas con proyectos integrales
Daniel Yépez, coordinador de educación de World Vision Perú, precisa que se debe conversar con los escolares para ponerse de acuerdo en sus horarios de clases y tareas.
“Estamos lejos físicamente, pero cerca en lo emocional”